Piqué tiene los días contados con Joan Laporta

A pesar de haber renovado hace apenas unos días, se avecinan tiempos difíciles para el central catalán del Barça Gerard Piqué

Gerard Piqué
Gerard Piqué

A raíz de la rebaja de sueldos a los jugadores que pretende llevar a cabo el FC Barcelona, una de las noticias más sorprendentes de la semana pasada fue la renovación de cuatro jugadores de la plantilla culé. Marc-André ter Stegen, Clement Lenglet, Frenkie de Jong y Gerard Piqué ampliaron su compromiso con el Barça. No obstante, por mucho contrato que haya firmado, a Piqué le esperan cursos complicados. Y habrá que ver si acaba cumpliendo el nuevo contrato que tiene recién pactado.

Gerard Piqué
Gerard Piqué

Bartomeu juega la carta de la división

Todo empezó cuando el Barça anunció sus intenciones de reducir en un 30% los emolumentos de los futbolistas. Una decisión en la que Bartomeu buscaría la conciliación. Pero si se negaban, procederían a reducir sueldos igualmente.

Josep Maria Bartomeu
Josep Maria Bartomeu

Cabe decir que no estamos hablando de que un jugador que cobra 10 millones de euros pasará a ganar 7. Los futbolistas tienen dos pagos anuales grandes que se producen al finalizar la temporada y en Navidad. El resto de meses perciben una cantidad mucho menor. Y es esta parte del sueldo la que se verá retocada en un 30%.

Piqué cambia de banda

Sea como sea, unos cuantos los jugadores se negaron a aceptar la rebaja y pusieron el asunto en manos de los abogados. Y entre ellos, Gerard Piqué.

Sin embargo, el central se desdijo a última hora. El central cambió de bando y se posicionó al lado de los jugadores dispuestos a aceptar una rebaja salarial. Es decir, se alineó con Marc-André ter Stegen, Clement Lenglet, Frenkie de Jong y Sergi Roberto. Y poco después, que casualidad, se supo que, excepto el de Reus, todos habían llegado a un acuerdo con el club para mejorar su contrato. Bartomeu usó aquello de divide y vencerás y lo consiguió.

Marc-André ter Stegen
Marc-André ter Stegen

Piqué renueva hasta 2024

Al margen de que lo de Piqué haya sido un “por interés te quiero Andrés”, el zaguero firmó un contrato hasta 2024, en el que los últimos dos años, que son los que se han ampliado, estarán condicionados a que el crack dispute un mínimo de partidos. Una fórmula con la que el Barça consigue prorrogar los pagos, que compensará en el futuro lo no percibido ahora.

Gerard Piqué amplía contrato hasta el 30 junio de 2024 y la cláusula de rescisión queda fijada en 500 millones de euros. Esta ampliación estará sujeta a que el jugador dispute un determinado número de partidos a partir de la temporada 2021/22. Hay que recordar que el ‘3’ está viviendo su 13ª temporada en el primer equipo, habiendo disputado un total de 548 partidos”, anunció por sorpresa el club junto al resto de renovaciones el pasado miércoles tras el choque contra el Ferenváros, en otro golpe de efecto de Bartomeu.

El futuro de Piqué en el Barça peligra tras las elecciones

No obstante, Piqué no debería estar tranquilo. Porque nada le garantiza llegar a ese mínimo de partidos. Y menos teniendo en cuenta los movimientos que se avecinan en el club.

Tarde o temprano se celebrarán las elecciones a la presidencia de la entidad, em las que los favoritos son Joan Laporta y Víctor Font. Y ambos tienen en sus proyectos fichajes de peso, incluidos centrales de primera línea. Nombres como Matthijs de Ligt o Skriniar suenan en la órbita de Laporta, mientras que Font apuesta por Dayot Upamecano.

Una incorporación que no pondría en duda la continuidad de Piqué, pero sí su influencia en el equipo. Y si pierde protagonismo, habrá que ver si decide agotar su contrato o salir antes de quedarse en el banquillo de forma permanente.