“Es buen chaval, pero muy malo”. Piqué, Messi y Luis Suárez sentencian un fichaje del Barça | EFE

Piqué calla. Messi alucina. Y Luis Suárez no lo puede ver: el fichaje del Barça

stop

Los pesos pesados del vestuario azulgrana se quedan sin palabras

23 de junio de 2018 (10:45 CET)

Tras el ya histórico “he decidido quedarme” de Antoine Griezmann, la política de fichajes en el Barça ha dado un vuelco. En el seno de la entidad blaugrana se entendía que gastarse 100 millones por un delantero con tanto potencial como el francés era una operación muy lógica. De hecho, hubiese sido una ganga.

Pero la negativa del galo a abandonar el Atlético de Madrid ha provocado que la secretaría técnica azulgrana fije su mirada ahora en reforzar el centro del campo. Entre otras cosas porque consideran que la delantera del conjunto de Ernesto Valverde está más que cubierta.

Una postura que ha dejado a los pesos pesados del vestuario sin palabras. Y es que ahora Josep Bartomeu y los suyos están moviendo hilos para intentar vender humo con un nombre que ya ha provocado muchos dolores de cabeza en el vestuario: Ousmane Dembélé.

Ousmane dembele leganes

Ousmane Dembélé cobra fuerza

La idea que tienen ahora en el Camp Nou es potenciar al extremo francés. Una opción que muchos se toman ya a cachondeo viendo como, hasta no hace mucho, estaban ofreciéndolo a media Europa.

Es más, no eran pocas las voces que aseguraban que con la llegada de Griezmann lo más probable sería que Ousmane se marchara cedido. Pero como Antoine se ha quedado en el Wanda Metropolitano, ahora el Barça quiere otorgarle a Dembélé galones de crack. Al menos de cara a la galería.

Ya se habla que en este segundo año debe ser el de su explosión, la temporada que justifique la millonada que se pagó por él. Incluso avisan desde el club que Eric Abidal estará encima de él para ayudarle en lo que necesite.

No se lo creen

Una postura, la de ensalzar a Dembélé, que ni Gerard Piqué, Leo Messi y Luis Suárez entienden. De hecho, pocos en el vestuario apuestan por el extremo. El que más ‘cruzado’ lo tiene es el ya primer capitán del equipo. Messi hace meses que viene avisando a la directiva que Ousmane no es jugador para el Barça. El argentino además, ha dicho en muchas ocasiones que prefiere tener a Philippe Coutinho como compañero de ataque.

Suárez, por su parte, no se entiende con el galo ni dentro ni fuera del campo. De hecho, dicen que no puede ni verlo. La opinión de Gerard es la misma que la de sus compañeros, pero el central prefiere no ‘mojarse’ y callar después de las reprimendas que se ha llevado por su participación en La decisión.

dembele y mbappe | EFE

Y, le guste o no a la directiva, muchos dirán que no les falta razón. De hecho, en Francia ya están despotricando del extremo culé. Su juego con el combinado galo tampoco es que esté siendo para recordar. El desastre del primer partido hizo que fuera suplente en el segundo.

Es más, ya hay quien avisa que es muy probable que no vuelva a ser titular en lo que queda de campeonato. Mientras en el Camp Nou se ensalza la figura del extremo, en Francia no quieren ni verlo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad