Messi | EFE

Y lo peor para Messi está al caer: “¿No sabes lo de Cristiano Ronaldo?” (y es una salvajada)

stop

El astro argentino baja de la nube y se pega de bruces con la cruda realidad

22 de junio de 2018 (19:10 CET)

Baño de humildad. El endiosado Leo Messi lo venía pidiendo a gritos. Demasiados años subido, con un entorno que cree estar por encima del bien y del mal. Pero que le han llevado a tomar una serie de decisiones muy equivocadas. Y se ha quedado solo. 

Messi ha pensado que su condición de mejor jugador del mundo le daba vía libre. Y ha hecho lo que ha querido en el FC Barcelona y en Argentina.

La realidad es que ahora los grandes cracks ya no quieren ir al Barça. Porque ya nadie se cree eso de que es el mejor vestuario del mundo, con un ambiente único. Se ha corrido la voz: el club catalán, como Argentina, es una dictadura.

Neymar se fue, Griezmann no quiere ir y el vestuario vuelve a culpar a la directiva. Las tensiones entre la cúpula y la plantilla son cada vez más fuertes. A Bartomeu se le va de las manos. No hay mano dura, como en el Real Madrid  de Florentino Pérez

En Argentina, tres cuartos de lo mismo. Lo denuncia la prensa del país desde hace años. Los entrenadores están sometidos a la ley de Messi. Y no sirve de nada. Martino, Bauza y ahora Sampaoli. Todos han caído.

Esa condición de jugador endiosado, donde todos los técnicos están obligados a decir que Messi manda y que lo más importante es que él se sienta a gusto. Esa obligación de contar con todos sus amigos ha hipotecado a la selección albiceleste.

Lo que tiene que hacer Leo es ganarse las cosas. Y lo hará, porque es el mejor. Pero el mejor se tiene que crecer con los retos, ante las adversidades, y no necesita que le den la comida masticada. Messi necesita un entrenador que lo siente en el banquillo.

Si el genio no se entiende con Dybala, otro de los mejores del mundo, la obligación del técnico es ponerle a Dybala a su lado. Y que trabaje para entenderse con él. Para adaptarse. Que compita consigo mismo. No tiene sentido apartar a una estrella de esas dimensiones.

Cristiano Ronaldo destroza a Messi

Y luego viene el otro tema. “¿No sabes lo de Cristiano Ronaldo? ¿Quién se lo cuenta?”, apuntan en las redes sociales los más benévolos.

Ronaldo le ha comido la tostada a Messi. Y la moral. Le está dando un revés histórico y lo está engullendo como mejor futbolista de la historia. Cristiano nunca será el más talentoso, pero sí el más ganador. Y esa es la gran fuerza de los verdaderos campeones, como Michael Jordan.

Cristiano Ronaldo tiene la primera enganchada con Lopetegui | EFE

Messi es un talento inédito. Nunca visto. Pero necesita un entrenador que le haga ganador y necesita unos jugadores que le arropen.

Cristiano Ronaldo responde en cualquier circunstancia: con el Real Madrid, sí, el mejor equipo del mundo. Pero también con Portugal o el Manchester United.

Leo nunca ha salido de su zona de confort. Y cuando va a su querido país, demuestra una y otra vez que no está a la altura. No soporta la presión como un campeón.

Cristiano lleva ya cuatro goles totalmente decisivos en lo que va de Mundial. En solo dos partidos. Sabe que Portugal no es nada sin él. Y asume toda la responsabilidad. Es un líder absoluto.

Messi lo intenta. Pero no puede. No lo consigue. Y este detalle será determinante en lo que quede de ellos para la historia. El próximo Balón de Oro ya tiene nombre.

Ronaldo se llevará el The Best y el Balón de Oro por tercer año consecutivo. Como las tres Champions que ha ganado. Callando bocas.

Ha demostrado como en nueve años, y tras las dificultades de batallar con el glorioso Barça de Messi y Guardiola, ha podido superar ese reto. Ha trabajado a destajo, más que nadie, para vencer a su gran rival. Y lo ha logrado.

Neymar, la gran incógnita

Esa capacidad de sacrificio, de sufrimiento y de superación ha llevado a Cristiano a ser el más grande. Mientras Messi pide a cracks para el Barça, Ronaldo los rechaza. No los necesita ni en pintura. Y menos a Neymar.

Precisamente, el brasileño es el único que le podría arrebatar el Balón de Oro si gana el Mundial con Brasil. Aunque, por el momento, su arranque también es decepcionante.

No ha sido tan flojo como el de Messi, pero casi. Suma un gol de milagro y Brasil está sobreviviendo gracias a Coutinho. Salvo que cambien mucho las cosas, Cristiano lo volverá a ganar todo. Y cada vez más merecidamente.

Messi queda por debajo de Cristiano a nivel mundial. Y por debajo de Maradona en Argentina. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad