Messi barre al Real Madrid con una sentencia que cambia la cara a Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo destroza al Bayern ante los silbidos del Bernabéu | EFE

El vestuario del Barça pasa al ataque

Por Julián Carrasco
18/04/2017 23:19

El Real Madrid vuelve a estar en las semifinales de la Champions League. En un partido intenso, de ida y vuelta, la fortuna acompañó a los blancos.

Los pupilos de Zinedine Zidane desmontaron al Bayern de Múnich (4-2) en la vuelta de una eliminatoria que, por algún momento, pudo caer del bando alemán. Fue un espejismo.

El alumno superó al maestro Carlo Ancelotti y los blancos se sobrepusieron por dos veces a la ventaja rival (0-1 y 1-2) para matar al campeón germano. Necesitaron acudir a la prórroga para marcar los tres goles que deshacían el empate. 

Cristiano Ronaldo fue la estrella del choque. El bicho, protagonista de una temporada para el olvido, ha vuelto en los momentos decisivos.

Si ya marcó dos goles en el Allianz Arena para decantar la eliminatoria, en el Bernabéu anotó un hat-trick que fue redondeado por Marco Asensio en una brillante jugada individual.

No fueron goles de genio, sino de oficio. Haciendo de delantero centro, sin Benzema en el verde, con la cabeza, en fuera de juego o acompañando una jugada maestra de Marcelo. Sus dos últimos goles fueron en posición antirreglamentaria. 

Tan solo tuvo el mérito de meterlas en un partido nuevamente nefasto, en líneas generales, del delantero de Madeira. Fue un duelo emocionante entre dos equipos mediocres con un arbitraje de suspenso: además de los goles no anulados, el colegiado expulsó injustamente a Arturo Vidal

Es el nivel de la actual Champions League. Equipos históricos que cometen errores de cadetes. El gol en propia de Sergio Ramos, los despistes de la defensa del Bayern y las cantadas del árbitro. 

Rajada desde Barcelona 

En el vestuario del Barça lo tienen claro: el nivel de esta Champions es tan bajo que el Madrid ganará la duodécima con la gorra si no intervienen los azulgrana. Gerard Piqué en seguida alimentó la polémica en Twitter aludiendo a los errores arbitrales. 

Leo Messi es el hombre llamado a cambiar esto. Y para lograrlo debe liderar una nueva remontada histórica. La segunda en un mes. Esta vez contra la Juventus. El objetivo es doble: ganar por el Barça y para evitar otra Champions blanca. 

Los de Luis Enrique encajaron un 3-0 en contra, pero Messi y los suyos están convencidos de que el mejor Barça se come con patatas a la Juve y al mejor Madrid. El domingo 23 se verán las caras. Antes, frente a los de Turín, saldrán a morir

Lo que está claro es que Messi sigue siendo idolatrado y goza de la confianza del Camp Nou. Mientras que el gran Cristiano volvió a ser pitado en el Bernabéu antes de marcar el primer gol.

El luso, en una actuación que sacó de sus casillas a Florentino Pérez, se llevó el dedo a la boca. Mandó callar a su estadio y regaló otra noche de gloria blanca envuelta en turbia polémica. 

Al final del choque, en una entrevista para Antena 3, se confesó: "Solo pido que no me silben aquí, es lo único que pido, porque yo lo doy todo siempre".