La reacción más bestia de Messi con Neymar al final del Barça-Juventus (con recadito brutal al Real Madrid)

La cara más amarga de Leo Messi, con el rostro ensangrentado | EFE

La bronca de Luis Enrique no sirvió para recuperar al mejor equipo de la historia

Por Víctor Malo
19/04/2017 22:43

El mejor Barça de la historia ha desaparecido. Lo fabricó Pep Guardiola tomando prestados algunos consejos de Johan Cruyff y, cuando parecía enterrado, llegó Luis Enrique para rescatarlo.

Lo consiguió logrando el segundo triplete de la historia culé en 2015 pero dando un paso atrás, agigantado a cada temporada que pasaba, a nivel de juego colectivo. El Barça que bailaba a sus rivales con el balón en los pies pasó a depender de tres voraces goleadores.

Ellos eran Leo Messi, mejor jugador de la historia del Barça, secundado por Neymar y Luis Suárez. Pronto se descubrió que cuando el tridente letal fallaba, Luis Enrique se quedaba sin soluciones.

Este miércoles contra la Juventus (0-0), el Barça no pudo lograr la gesta que obró contra el PSG. Los milagros ocurren una vez cada mucho. En un solo mes era pedir demasiado.

Pese a ello, el barcelonismo tenía esperanza. Con los mejores jugadores del mundo sobre el césped del Camp Nou nunca hay que perder la fe. La bronca brutal de Lucho en Turín podía surtir efecto. Pero en esta ocasión se impuso el catenaccio.

Dani Alves dio a más de uno en los morros. Su salida forzosa ha desembocado en una de las peores gestiones del club en la parcela deportiva. Volvió a su estadio para eliminar a sus compañeros. 

El duelo contra la Juve fue un sufrimiento constante. Angustia ininterrumpida. No apareció la mejor versión de Messi, que tuvo varias y las mandó todas a fuera.

Los regates de Neymar, tan inverosímiles cuanto estériles, tampoco solucionaron el entuerto. No había forma humana de resucitar al muerto. 

Luis Suárez estuvo desaparecido, como Paco Alcácer cuando entró por un nefasto Rakitic a buscar una hazaña en la que nadie terminaba de creer. Ni los propios jugadores. Salvo uno. 

Las lágrimas de Neymar

La Juve tuvo mucho oficio. Tanto que logró desesperar a Messi. El astro argentino, con el rostro ligeramente ensangrentado, explotó de rabia a la media parte y sacó toda su frustración cuando el colegiado, Björn Kuipers, señaló el final del choque.

Del mismo modo, Neymar estalló por la impotencia de no poder marcar y se cubrió la cara llena de lágrimas. Es el jugador que más corazón ha puesto en la Champions. 

El enfado de Messi y Neymar llevaba implícito un mensaje que se lleva comentando toda la semana en los rincones del Camp Nou. En la Ciudad Deportiva Joan Gamper. En cada baldosa del vestuario.

Jugando así, caerá una gorda en el Bernabéu. Faltó el gol pero el Barça fue superior a la Juve en juego. La arrinconó. Y lo mismo tratará de hacer con el Real Madrid. Lo avisó Gerard Piqué

Los de Zidane son claros favoritos a la Liga y la Champions. Son el rival más temible de Europa. El Barça no podrá evitar la duodécima. La misión queda en manos del Atlético y la propia Juve.

Sin embargo, los azulgrana aún pueden torpedear la Liga blanca. Conquistando el Bernabéu, empatarán a puntos. Y en Barcelona creen que el Madrid puede pinchar contra el Celta.

Que si el Barça arrasa Chamartín, los nervios llevarán al cuadro blanco a un nuevo tropiezo liguero. Centrados en la Champions, se pueden desmoronar en el torneo doméstico. Palabra de Messi. Y de Neymar.