La vida secreta de Sara Carbonero en Oporto  

La vida secreta de Sara Carbonero en Oporto

Los Casillas-Carbonero llevan más de un año fuera de Madrid

Por Paula Cervera
11/01/2017 11:50

Tranquilidad absoluta. Si hay algo que la familia Casillas-Carbonero ha conseguido marchándose a Oporto, esto es desconexión total. La pareja sigue estando en el punto de mira del foco mediático español, pero sin embargo, su nueva vida en el país vecino no se asemeja a su ajetreado día a día en Madrid.

El guardameta y la periodista han encontrado en la ciudad lusa su mejor aliado. En una casa en las que no les falta de nada, Iker y Sara viven como unos reyes. Eso sí, cuando la pareja sale a la calle son como uno más. Ni cámaras, ni flashes, ni preguntas indiscretas.

Foz de Douro, el barrio que ha conquistado a Sara

El matrimonio pasa el mayor tiempo de su día en el barrio de Foz de Douro. Una urbanización alejada del centro pero muy bien conectada. En esta tranquila zona, la pareja tiene su casa. En medio de numerosas edificaciones tradicionales, aunque pequeñas y modestas, Carbonero tiene su casa enclavada en la montaña.

De hecho, poco cuesta reconocer la residencia de los españoles, ya que es la casa más moderna y lujosa de la zona. Además, las vistas no tienen ningún desperdicio. Iker y Sara pueden presumir de tener la mejor visión de Oporto en sus manos. Solo necesitan asomarse a la gran terraza para ver una de las puestas de sol más envidiables de la Península.

Los escondites del clan Casillas-Carbonero

Sin embargo, no todo queda aquí. La toledana pasa su día a día en la ciudad lusa. No necesita nada más. Pasando la mayor parte de sus horas en Foz, la presentadora también aprovecha ciertas ocasiones para acudir al centro.

A 20 minutos de su casa en coche, la esposa de Iker va al centro histórico para dar paseos junto a los tres hombres de la casa. A veces, también se pierde sola.

Aun así, la periodista es una enamorada de su barrio. Justo delante de la desembocadura del río Duero, Sara ya tiene escogido su mercearia favorita. Y es que la pareja acude asiduamente a comer un acogedor y familiar local muy cercano a su casa. Un lugar tranquilo y modesto que lejos queda de los lujosos restaurantes de Madrid.

Tal como ha podido saber Diario Gol de primera mano, la opinión de los vecinos coincide: “Son una pareja de lo más cercana y simpática; se han adaptado bien a la zona”. Son conocidos, pero sin embargo, no tienen la lupa mediática que les persigue en España. Esto les permite salir a dar largos paseos abrazados y bajar a la calle como uno más.

El matrimonio acude diariamente a recoger a Martín al colegio; llevan a los dos pequeños a dar paseos por los mejores parques y van a la playa a ver las puestas de sol. Aun así, no les falta tiempo para perderse como dos enamorados.

Para las ocasiones especiales, Praia de Luz

El último secreto que Carbonero tiene en Oporto se llama Praia da Luz. Para las ocasiones especiales, el matrimonio tiene su escondite personal. Un restaurante a pie de playa; enclavado en una tranquila cala.

El día a día de Sara e Iker brilla con luz propia. La pareja ha caído rendida a los pies de Oporto. Y es que mientras el ajetreo y las prisas les perseguían en Madrid, en la ciudad lusa han conseguido ganar en calidad de vida y en tranquilidad. La pareja vive más unida que nunca.