El balonmano catalán recibe las subvenciones atrasadas

stop

La Generalitat ha ingresado este mismo miércoles 225.000 euros a la federación que preside Tomás Moral, que vuelve a la vida

Víctor Malo

Tomás Moral, presidente de la Federación Catalana de Balonmano e Ivan Tibau, Secretari General de l'Esport | Diario Gol
Tomás Moral, presidente de la Federación Catalana de Balonmano e Ivan Tibau, Secretari General de l'Esport | Diario Gol

23 de abril de 2015 (00:00 CET)

Dos subvenciones que hacen de bombonas de oxígeno. La Federación Catalana de Balonmano (FCH), sumida en una profunda crisis económica, toma aire después de recibir este miércoles las ayudas públicas atrasadas por parte de la Generalitat de Catalunya. La Secretaria General de l'Esport ha hecho las gestiones necesarias para desbloquear una situación que podía terminar de forma dramática, con el cierre del organismo que gestiona el balonmano catalán.

La Generalitat ha realizado un ingreso de 225.000 euros en las arcas de la federación, el 90% del total debido, unos 250.000 euros. La administración catalana autorizó la operación hace varios meses, tras la salida del concurso de acreedores de la FCH, pero no había dado el visto bueno a los ingresos pendientes hasta ahora, algunas semanas después de que la federación implorase su ayuda.

La salida del concurso de acreedores, clave para cobrar

Estos 225.000 euros ayudan a la viabilidad de la FCH, que todavía no recibirá la subvención correspondiente a 2015 por el retraso que hay en los pagos. El organismo, que estuvo más de un año en concurso de acreedores, dejó de recibir las subvenciones conforme a las disposiciones de la legislación concursal. Las urgencias por abandonar el concurso, que supuso una quita de la deuda del 60% con vencimiento en 2022, eran precisamente para poder cobrar esos pagos pendientes.

La FCH tiene unos gastos anuales que rondan los 600.000 euros y la deuda que acumulaba cuando entró en concurso era de 4,2 millones de euros. Sin embargo, la federación sigue enrocada en una difícil negociación con el Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès –investigado por la Fiscalía debido a unas adjudicaciones sospechosas realizadas, precisamente, a favor de la FCH– para que se asuma la propiedad de las instalaciones deportivas de Guiera y liquide la deuda del organismo.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad