Messi se aleja de Ansu Fati desde que rompió con su hermano

El capitán del Barça, el argentino Leo Messi, toma distancia con la joven estrella culé tras su cambio de representante

Leo Messi
Leo Messi

Leo Messi sigue teniendo en mente dejar el Barça una vez acabe esta temporada. Muchos deberían cambiar las cosas en el club, tanto a nivel de dirección como, sobre todo, deportivo, para que el argentino decidiera quedarse más años defendiendo la camiseta azulgrana.

Es por eso que, teniendo en cuenta que buena parte del entorno culé ya da por hecha la salida, muchos ven en Ansu Fati un digno heredero de Leo en el campo. Entre otras cosas porque el joven delantero está dejando muy claro en el campo que tiene madera de crack.

Messi y el lío con Ansu fati

Algo que, desde luego, no es que haga muy feliz al capitán. Ojo, Messi está encantado de ver cómo Ansu le ayuda a tirar del carro y cómo el joven ariete juega cada vez mejor. Sin embargo, tal y como ha podido saber Diario Gol, la relación de Fati con Messi no es precisamente la mejor.

Y el motivo no es otro que una decisión que tomo Ansu hace ya unas semanas y que Messi ni le ha perdonado ni mucho menos ha olvidado. Y es que el delantero decidió cambiar de representante.

Ansu Fati
Ansu Fati

Hasta entonces no era otro que el hermano de Messi, Rodrigo, el que estaba guiando a Ansu en su carrera. Con los Messi como valedores, Fati se ganó un puesto (merecido) en las rotaciones del primer equipo. Sin embargo, el delantero apostó por un cambio, por dejar atrás al hermano de Leo y apostar por Jorge Mendes, uno de los representantes con mayor impacto en el mercado actual.

Una jugada que no sentó nada bien a la familia del argentino, que incluso se ha llegado a sentir traicionada. De ahí que desde entonces la relación del capitán con Fati sea mucho más fría. Una relación parecida a la que mantiene con Antoine Griezmann. Mientras el balón esté en juego, Messi hará todo lo posible por conectar con Ansu si eso ayuda a ganar, pero lejos del terreno de juego, el de Rosario y su familia ya no quieren saber nada del que muchos ya llaman su heredero.

Publicidad