Joan Laporta pone en marcha un fichaje a tres bandas que golpea de lleno a Florentino Pérez

La jugada del presidente del Barça, Joan Laporta, que dejaría a Florentino Pérez sin su gran fichaje el próximo verano

Florentino Pérez preside un partido junto a Joan Laporta y otros directivos
Florentino Pérez preside un partido junto a Joan Laporta y otros directivos

Las semanas avanzan y no hay noticias sobre la renovación de Leo Messi por el FC Barcelona. Al delantero argentino le quedan menos de tres meses de contrato con el club azulgrana pero sigue sin haber fumata blanca en el Camp Nou.

No obstante, se conoce que el jugador ha dejado atrás sus deseos de irse con la salida de Josep Maria Bartomeu y la llegada de Joan Laporta a la presidencia del Barça. Además, si la Superliga europea tira para adelante, e club azulgrana tendrá dinero para pagar el sueldo del astro de Rosario, así como para construir ese proyecto ganador que lleva exigiendo varias temporadas. Ese que Bartomeu y su equipo no pudieron construir a causa de nefasta y lamentable gestión.

Messi quiere quedarse en el Barça

Además, tal y como recogíamos en Diario Gol, el argentino y Antonella Roccuzzo están buscando una nueva casa en el Garraf, a unos 40 km de Barcelona, lo que confirmaría las intenciones de los Messi de quedarse en Cataluña. Y ello, sumado a la sonrisa que mostró levantando la Copa del Rey la semana pasada, hace que las sensaciones sean optimistas.

Eso sí: retener a Messi exigirá a Laporta cerrar incorporaciones de peso que convenzan al delantero. Y una de ellas podría ser Neymar. Una operación con la que el mandatario no solo tendría contento al capitán, sino que supondría un duro golpe a Florentino Pérez.

Leo ya le ha trasladado a una parte de su entorno sus intenciones e quedarse. Y entre los que conocen su decisión está el atacante brasileño del Paris Saint-Germain. Un Neymar que nunca ha escondido sus deseos fervientes de volver al Camp Nou.

Neymar
Neymar

La jugada a tres bandas que golpea a Florentino Pérez y al Real Madrid

No obstante, no será Laporta el que mueva ficha. El dirigente sabe que si da un paso en falso, el precio del traspaso se elevará en gran medida. Y eso si se produce, pues Naser Al-Khelaïfi podría enrocarse y no dar salida al crack.

Por eso espera que sea Ney el que presione al PSG para que le dejen salir el próximo verano. En sus manos está negarse a renovar y forzar una salida en el mercado estival.

Una jugada a tres bandas que, de salir bien, dejaría a Florentino Pérez y al Real Madrid sin su gran deseo para la temporada que viene: Kylian Mbappé. Porque si algo está claro es que el club francés no abrirá las puertas a sus dos máximos craks en una misma ventana de fichajes.