El efecto dominó con el que Florentino Pérez destroza al Barça: confirmado

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y la noticia que esperaba desde hace tiempo y que deja muy tocado al Barça de Joan Laporta

Florentino Pérez
Florentino Pérez

Florentino Pérez está más que feliz. Y es que la información publicada por el medio francés L’Equipe en la que se apunta que en las próximas horas se va a hacer oficial la renovación de Neymar con el PSG ha sentado de maravilla en el Real Madrid.

Entre otras cosas porque, una vez se haga oficial la renovación, el efecto dominó que se producirá no hará ora cosa que beneficiar al conjunto blanco de dos forma muy claras y evidentes que, cómo no, destrozarán al eterno rival, el Barça.

Con Neymar renovado, las posibilidades de que Leo Messi acabe fichando por el PSG aumentarán de forma considerable y, por lo tanto, las posibilidades también de que Kylian Mbappé haga las maletas son también cada vez más altas.

La renovación de Neymar desata el efecto dominó que esperaba Florentino Pérez

Si bien no es oficial, el PSG habría llegado a un acuerdo con Neymar para que el carioca amplíe su vinculación con el equipo francés hasta 2025 a razón de 30 millones por temporada.

Teniendo en cuenta que, por un lado Messi habría exigido a Laporta que el Barça fichara a Ney para seguir en el Camp Nou, y, por otro, el PSG lleva meses intentando seducir a Leo con una oferta millonaria y mejor que la que le ha puesto el Barça encima de la mesa, no son pocos los que en Barcelona dan por hecho que Leo hará las maletas este verano rumbo a la capital gala.

Eso implicaría que el PSG ya habría tirado la toalla en su lucha para retener también a Mbappé, que se habría mostrado mucho más claro en su voluntad de salir en comparación con Neymar.

Kylian Mbappé
Kylian Mbappé

Por mucho dinero que tenga, el PSG no puede tener a Messi, Neymar y Mbappé juntos, por lo que la llegada de Leo no se produciría sin antes ver cómo, por fin, Florentino Pérez consigue hacerse con Mbappé, su galáctico soñado desde hace varias temporadas. El efecto dominó está más que confirmado y, desde luego, no es una buena noticia para el Barça que ve cómo, quizás, estos partidos de Liga que quedan pueden ser los últimos de Messi vistiendo la camiseta azulgrana.