Gerard Piqué | EFE

Piqué tiene un problema (y en el Barça no lo van a tapar más)

stop

El central catalán está cada vez más arrinconado en el Camp Nou

24 de septiembre de 2018 (15:45 CET)

Gerard Piqué fue uno de los protagonistas del empate del Barça ante el Girona el pasado domingo en el Camp Nou. Los de Ernesto Valverde pagaron muy caro la polémica expulsión de Clément Lenglet y se dejaron dos puntos en casa.

De hecho, si no llega a ser por el gol de Piqué, los azulgrana hubiese perpetrado la primera derrota de la temporada. Un gol que ‘salvó’ al central catalán, que había quedado retratado en los dos goles del conjunto visitante. En el primero le faltó contundencia y en el segundo le ganaron por velocidad. Mala señal.

El problema de Gerard Piqué

Y es que, si bien el empuje del barcelonés le llevó a conseguir el gol del empate, su nombre sigue despertando muchas voces discordantes en el feudo culé. Y es que el lío que tiene montado Piqué en el Barça es de los gordos.

Por un lado, no es ningún secreto que el central no está en su mejor momento. De hecho, la defensa del Barça ha encajado ni más ni menos que cinco goles en los cinco partidos de Liga disputados hasta la fecha, y están a cuatro de los nueve que encajaron en toda la primera vuelta de la temporada pasada.

Si bien es cierto que el 4-3-3 que está usando Valverde deja al descubierto a los centrales, ante el Girona quedó evidenciado que Gerard está lejos del ser el ‘Piquenbauer’ de otros tiempos.

Gerard Piqué | EFE

La directiva no tapa más

Pero más allá de los deportivo, en la junta está muy mosqueados con los líos del zaguero lejos del Camp Nou. Sus negocios más allá del balón no gustan nada a buena parte de la directiva, que entiende que tanta distracción por buscar nuevas inversiones y nuevas maneras de ampliar su red de negocios está perjudicando al equipo.

Por si con eso no fuera suficiente, sus líos con la Guardia Urbana no le han ayudado tampoco a ‘limpiar’ la imagen de polémico y conflictivo. Y la junta ya ha dicho basta. Hasta ahora han intentando mediar de forma interna, sin éxito por cierto, con el catalán, pero ahora ya no van a taparlo más. El césped manda a partir de ahora.

Piqué debe demostrar en el campo que su compromiso con el equipo y el club es máximo. Y para ello debe centrarse en el balón, recuperar el tono físico y dejar de lado sus aventuras empresariales. Veremos si Gerard atiende o no a la petición del club.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad