Encuesta interna iguala a Joan Laporta con Víctor Font: los antilaportistas se movilizan

Los datos que manejan en la precandidatura de Joan Laporta no le declaran como el favorito para ganar las eleeciones al Barça

Joan Laporta
Joan Laporta

A la espera de si las medidas anti COVID-19 se endurecen e impiden que se celebren las elecciones a la presidencia del FC Barcelona, será el próximo 24 de enero el día en el que los socios del club azulgrana decidan quién será el mandatario de la entidad catalana para los próximos años.

Unos comicios para los que, según una encuesta realizada por la empresa Time Consultants por encargo de Mundo Deportivo, Joan Laporta llega como el gran favorito.

Joan Laporta
Joan Laporta

Laporta es el presunto favorito

La consulta se realizó a 220 socios mayores de edad y se llevó a cabo entre el 19 y el 22 de diciembre de 2020. Y los resultados arrojan que el 52,3% de los encuestados elegiría al ex presidente azulgrana como nuevo dirigente.

Un porcentaje que lo sitúa 40 puntos por encima del segundo en la carrera por la presidencia, Víctor Font, que sumaría un 13,2%  de los votos, y muy lejos del resto de pre candidatos: Emili Rousaud (3,2%), Agustí Benedito (2,7%), Xavi Vilajoana (2,7%), Toni Freixa (2,3%), Jordi Farré (1,4%), Pere Riera (0,9%) y Lluís Fernández Alà (0,5%).

Joan Laporta maneja otros datos

No obstante, en la precandidatura de Laporta manejan otra encuesta interna cuyos resultados no se asemejan a los publicados por Mundo Deportivo. Un informe en el que Laporta no es el claro favorito. Y temen que la encuesta publicada por MD pueda perjudicar a la precandidatura del ex mandatario. Consideran que ello puede ser una maniobra para relajar a los votantes de Laporta y debilitarle de cara a los comicios. Y que todo tiene más que ver con la movilización de los antilaportistas que con la realidad.

Joan Laporta
Joan Laporta

Ahora en la precandidatura de ‘Estimem al Barça’ esperan que los partidarios de que Joan vuelva al Barça no se confíen de los datos publicados y no se queden en casa el día de las elecciones confiando en que el partido está ganado.