Sergio Ramos avisa: “Paga la cláusula” (o Florentino Pérez la lía: “Habrá guerra”) | EFE

Sergio Ramos avisa: “Paga la cláusula” (o Florentino Pérez la lía: “Habrá guerra”)

stop

El presidente del Real Madrid pasa a la acción por un crack de primera línea

11 de junio de 2018 (20:45 CET)

Al ataque. Florentino Pérez no descansa en su obsesión por concretar la 'operación portero'. Ahora que Zinedine Zidane ha salido del Real Madrid no habrá impedimentos.

El entrenador francés ha sido el máximo defensor de Keylor Navas durante estos últimos años. Hasta el punto de que Florentino tuvo que abortar el fichaje de Kepa el pasado enero.

Seguramente ahora se arrepienta el presidente blanco de no haberlo cerrado, ya que es una apuesta de futuro que habría costado tan solo 30 millones de euros.

Las cifras que se barajan ahora para fichar a cualquier portero de primera línea son mucho más elevadas. Empezando por el favorito: David de Gea.

El Manchester United no lo quiere dejar escapar. Y la situación se está poniendo cada vez más fea. José Mourinho es un muro en materia de negociaciones. Una roca muy dura.

Sergio Ramos tiene buena constancia de ello a raíz de sus charlas en la selección española. Aunque De Gea estaría bien en Madrid, ve que la operación no es factible.

Ello ha llevado al club blanco a contemplar otras alternativas. Y Sergio Ramos lo tiene bastante claro: “Paga la cláusula”. Aunque ello tenga consecuencias peligrosas.

El Madrid mueve ficha por Oblak

Otro de los pretendidos es Jan Oblak, el portero titular del Atlético de Madrid. Desde la entidad rojiblanca ya ponen al enemigo sobre aviso: “Habrá guerra”.

Del mismo modo que Cerezo y Gil Marín están haciendo todo lo posible por retener a Antoine Griezmann, pretendido por el Barça, intentarán aguantar a Oblak en el Wanda.

Su cláusula de rescisión, como la de Griezmann a partir de julio, es de 100 millones de euros. Precio similar al que costaría De Gea. La clave será convencer al futbolista.

Si así ocurre, desde el Manzanares podrían ver cómo se van dos de sus pilares más importantes de golpe para reforzar a rivales directos. Ello dejaría muy debilitado al Atlético del Cholo Simeone.