“Keylor Navas tiene un traidor. Y está en el vestuario” (o quién pide su cabeza a Florentino Pérez)

stop

Un peso pesado del Real Madrid se la juega al guardameta de Costa Rica

27 de abril de 2018 (12:17 CET)

Tras la victoria del Real Madrid en el Allianz Arena ante el Bayern de Múnich, muchos de los jugadores del conjunto de Zinedine Zidane se apresuraron a dar todo su apoyo a Keylor Navas.

El guardameta falló en el gol de los alemanes pero luego, en la segunda parte, mejoró su rendimiento. Un Keylor que sabe que tiene a Florentino Pérez en su contra y que, pese a que la gran mayoría de sus compañeros están con él, sí que hay un jugador que está pidiendo su cabeza.

Y es que como avisan desde dentro del club “Keylor Navas tiene un traidor. Y están en el vestuario”. Y ese traidor no es otro que Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo pide la cabeza de Keylor navas

El luso, pese a que en público siempre ha mostrado su apoyo al guardameta, considera que ya ha llegado la hora de prescindir de él y de que el Madrid tenga a un portero top. Y ese no debe ser otro que David de Gea.

Por dos motivos. El primero por un tema deportivo. De Gea está, en cuanto a nivel y calidad, muy por delante de un Navas que cada vez tiene menos reflejos. Por otro lado, el hecho de que el portero del Manchester United comparta agente con CR7, Jorge Mendes, no es un detalle menor.

De Gea desata los celos en el Real Madrid con una petición a Florentino Pérez| EFE

Todo hecho con David de Gea

El caso es que apuntan desde el Bernabéu que está ya todo hecho con el guardameta español. Es más, ya está buscando casa en la capital española. Una vez acabe el Mundial de Rusia, y previo pago de una buena millonada a los de Old Trafford, De Gea llegará, por fin, al Real.

¿Y qué pasará con Keylor? Por desgracia para Florentino, que querría perderlo de vista este mismo verano, todo apunta a que se quedará en el club blanco como suplente. El ‘tico’ tiene contrato y un sueldo que no le pagarán en otro sitio.

La única manera que tiene Pérez de venderlo es hacerlo a un precio más que regalado, e incluso así ninguno de los grandes estaría dispuesto a asumir su ficha. O bien se baja el sueldo (que no lo hará) o se queda en el banquillo. Eso sí, si el buen rollo con Ronaldo se ha acabado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad