Isco se entera: “Es del Barça” (y negocia con Florentino Pérez) | EFE

Isco se las tiene con Zidane en el Clásico (¡Ojo al desplante!)

stop

El español y su gesto más polémico con su entrenador

23 de diciembre de 2017 (16:11 CET)

Isco Alarcón ha decidido ponerle aún más pimienta al la dolorosa derrota del Real Madrid en el Clásico. Los de Zinedine Zidane cayeron por 0-3 en un partido marcado por los onces iniciales.

Zidane, al contrario de lo esperado, decidió dejar e el banquillo a Isco, Gareth Bale y Marco Asensio, tres de los jugadores que más daño le podrían haber hecho al Barça. Pero el francés prefirió apostar por un centro del campo más defensivo que creativo.

Zizou repitió la fórmula de la Supercopa de España y le encomendó a Kovacic, que partió como titular, la tarea de ser a sombra de Leo Messi. La idea era frenar al argentino y con ello el juego culé.

Lío en el banquillo

La idea le salió bien al míster durante la primera parte, donde fue el Real quien tuvo las mejores ocasiones de gol y el control del esférico ante un Barcelona más preocupado de no recibir que de marcar.

Pero diez minutos locos ya en la segunda parte condenaron al Madrid y a Zidane, que vio como su idea naufragó. Cuando el Madrid perdía por un gol, el míster decidió dar entrada a Bale y a Asensio y mandar a calentar a Isco.

Justo antes de que entraron los cambio, Carvajal fue expulsado y Zidane varió la idea y dio entrada a Nacho para fortalecer la defensa. Fue en ese instante en el que Isco decidió dejar de calentar pese a que su entrenador no había realizado todos los cambios. Un gesto que no hace más que echar leña al fuego.

Cada vez peor

Y es que la relación del español con su técnico es cada vez peor. Durante la semana ya había saltado rumores sobre si debía ser él o Bale quien ocupara una plaza en el importante partido.

De hecho, tanto Florentino Pérez como Cristiano Ronaldo le había insistido mucho, incluso reclamado, que dejara a Alarcón en el banquillo y diera entrada al galés. Una información que llegó a oídos de un Isco que ha decidido cobrarse su pequeña venganza negándose a calentar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad