Isco | EFE

“Isco está vendido”: oferta a Florentino Pérez, casa, dorsal y sorpresa final

stop

El crack andaluz y su futuro lejos del Santiago Bernabéu

18 de diciembre de 2018 (14:36 CET)

​Isco Alarcón tiene pie y medio fuera del Real Madrid. De hecho, hay quien apunta desde dentro del club blanco que “Isco está vendido”. De momento no es oficial, y no lo será hasta final de temporada.

Lo que sí que es actual es que no ha sido otro que el Manchester City el que ya ha movido ficha para ficharlo. Lo que hasta hace poco era un secreto a voces, y que Diario Gol había anunciado en más de una ocasión, ya es oficial: Pep Guardiola va a por Isco.

Isco Alarcón | EFE

El Manchester City mueve ficha

Lo cierto es que cuentan desde Inglaterra que los primeros contactos entre el club británico y el entorno del crack andaluz ya se han producido. Unos contactos en los que el City le ha trasladado a Isco la voluntad de ir a por este verano.

Como suele ocurrir en la gran mayoría de fichajes, el club interesado quiere saber qué condiciones y qué opciones reales tiene de hacerse con el crack. Y en este caso la respuesta ha sido más que positiva.

Alarcón arde en deseos de salir del Bernabéu y perder de vista a un Solari con el que no puede ni verse y a una acción blanca que la le recibe a base de sonoras potadas. Sabe que Guardiola hace tiempo que va detrás de él, y ya tiene preparada la casa, el dorsal y hasta la taquilla.

Pep Guardiola | EFE

La sorpresa final de Florentino Pérez

Lo que no esperaba Guardiola es la sorpresa final que le tenía preparada el presidente del Real Madrid. Y es que cuentan desde el Etihad Stadium que la cifra que tiene en mente para ofrecer al club blanco es de unos 85 millones de euros.

Una cifra que Florentino no piensa aceptar. Parece ser que en el Madrid no quiere ni sentarse a negociar por menos de 100 millones de euros. Es más, más de uno en el Bernabéu no se cansa de repetir que la cláusula de Isco es y será de 700 millones de euros.

Se prevé una negociación dura y larga, pero al menos una cosa queda clara: las cartas ya están encima de la mesa. El City lo quiere, él quiere irse y Florentino ya la ha puesto precio. El final está más que claro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad