Florentino Pérez planta a Mbappé: el Real Madrid activa un fichaje bomba | EFE

Florentino Pérez planta a Mbappé: el Real Madrid activa un fichaje bomba

stop

El presidente blanco se cansa de negociar con el Mónaco

07 de agosto de 2017 (18:09 CET)

Una cifra estratosférica. Es lo que pide el Mónaco para desbloquear la salida de su jugador estrella, el joven Kylian Mbappé.

Es un talento nato de 18 años que recuerda al mejor Ronaldo Nazario. Sin embargo, todavía tiene mucho que demostrar y los precios están completamente inflados.

El club monegasco pide al Real Madrid nada más y nada menos que 180 millones de euros. Una cantidad que ni el poderoso Florentino Pérez está dispuesto a asumir.

El club blanco se planteaba la posibilidad de llegar a los 150 millones de euros en base a una fórmula de fijos más variables: 120+30 millones, por ejemplo.

Ante la tozudez del Mónaco en no rebajar el precio abusivo del futbolista, Florentino se ha plantado. Dice basta. Fichará a otro delantero.

El deseo de Mbappé no morirá en un año. Florentino cree que puede esperar un poco más, seguir su evolución y, si el año que viene sigue interesando, seguirá costando lo mismo.

Es imposible que le pidan más de la bestialidad que le están pidiendo ahora. Así que prefiere no tomar riesgos. Además, el verano que viene habrá más salidas en la casa blanca.

La BBC peligra: Eden Hazard 

Dos de los jugadores que sonaban para marchar este verano parece que, finalmente, seguirán. Con todas las consecuencias. Ellos son Gareth Bale y Karim Benzema.

Sin embargo, Zidane sigue necesitando a un delantero. Es por ello que ha recuperado uno de sus viejos sueños desde que llegó al banquillo blanco: Eden Hazard.

El futbolista belga del Chelsea es de sus favoritos y encajaría a la perfección en banda izquierda. Ello comportaría mover definitivamente a Cristiano Ronaldo al medio, junto a Benzema.

La banda izquierda sería para Hazard y Marco Asensio. Y, con esta maniobra, el Madrid taparía otra de las alternativas que baraja el Barça para sustituir a Neymar.

Este fichaje abriría un abanico interminable de opciones a Zidane: con extremos (Hazard-Cristiano-Bale) o con mediapunta y dos puntas (Hazard-Benzema-Cristiano).

El problema es que sería una sentencia de muerte para Isco Alarcón, otro pretendido por el Barça.