El descalabro de Ana Guerra: de estrella de OT a la ruina en 12 meses

Necesita un cambio

Fotografía: El descalabro de Ana Guerra: de estrella de OT a la ruina en 12 meses
Fotografía: El descalabro de Ana Guerra: de estrella de OT a la ruina en 12 meses

Ana Guerra fue una de las participantes de OT que mejor conectó con el público, saliendo del concurso con el título ineludible de estrella, por su talento musical y capacidad para transmitir a través de su fascinante interpretación. Todo iba bien, pero lo que pasó en los últimos 12 meses ha sido un descalabro que se parece mucho a la ruina de la nacida en San Cristóbal de La Laguna.

En su inicio de gira, el camino musical ya comenzaba a darle algunas muestras de las dificultades para triunfar, ya que había vendido menos de 300 entradas de un total de 1200. Según las empresas encargadas de comercializar tickets, se pudo determinar que la cantidad de público era de un 25 % de la capacidad en promedio.

Ana Guerra llora

Actualmente, la ruina musical sería porque no está generando el dinero proyectado en un principio por sus álbumes. El salto de cantar covers a canciones propias se le ha dificultado a sobremanera.

Este mal momento en cuanto a ventas también lo estarían atravesando otras artistas de su generación, quienes no tienen las oportunidades de trabajo deseadas.

El plan de Ana Guerra para recuperar terreno perdido

La popularidad de Guerra ha decaído y se ve reflejada en su reducción de ingresos, pero tendría un plan de colaboraciones que podría ayudarla a salir del fondo. Luis Cepeda, Roi Méndez y Lola Índigo serían parte de los músicos con los que se prevén nuevos proyectos. 

Lola índigo en Fama

De esta última artista comentó en una entrevista: “Me gustaría hacer algo con Lola Índigo. Algo que pudiéramos fusionar nuestros estilos y luego grabar algo con mucho ritmo bailando y pasándola bien”.

Son tiempos difíciles para una artista como Ana Guerra, de quien no se discute su calidad vocal, pero en la industria actual hay muchas otras cosas que influyen para tener el mayor de los éxitos. A sus 26 años de edad y con una carrera que todavía está despegando, el primer traspié no significa el final de su sueño.