La Premier, convulsionada por el reparto de los derechos televisivos

stop

El Liverpool reivindica una distribución menos equitativa, similar a la de la Liga, donde Barça y Madrid se llevan la mayor parte

Gerrard, capitán del Liverpool, gritando ante una cámara de televisión | G. I.

03 de enero de 2013 (18:51 CET)

La Premier League (EPL), la competición balompédica más ecuánime a nivel económico, deberá gestionar la crisis desatada por el reparto de los derechos televisivos. El Liverpool encabeza una reivindicación para que la liga inglesa adopte el modelo de distribución de la Liga BBVA, en el que Barça y Madrid perciben la mitad del pastel audiovisual. Mientras, en España la mayoría de clubes anhelan el patrón adjudicatorio británico. El mundo al revés.

La competición inglesa es la que más dinero ingresa por los derechos televisivos. Con más de 1.000 millones de euros en la temporada 2010-11, casi dobla la recaudación de la Liga (unos 650 millones) en el mismo periodo. El futuro del fútbol pasa por comercializar los derechos audiovisuales, una partida por la que la Premier ingresará 1.722 millones de euros en el ciclo 2010-13. Sin embargo, entrados en el nuevo año, es el momento de negociar los ingresos que se percibirán hasta 2016, que supondrán un aumento de los beneficios, aunque dejará descontento a más de uno.

Centralización o autonomía, esa es la cuestión

El modelo de repartición de la Premier se basa en la centralización de los ingresos. Así, cada uno de los 20 equipos de la competición recibe una aportación similar en materia de derechos televisivos. La diferencia entre el Manchester United (132,3 millones en la 2010-11, un 13,1% del total) y el Blackburn (47,1 millones, 4,7%) es de apenas 8,4 puntos.

En España, en cambio, cada club negocia por su cuenta, lo que genera una desigualdad importante. Solo Barça (163 millones, 25,2%) y Real Madrid (156 millones, 24,1%), se distribuyen la mitad del montante total, unos 319 millones según el 5º Informe anual sobre la situación económica del fútbol español y europeo, del economista José María Gay de Liébana. "La centralización sería fundamental para vender la Liga en Japón o Estados Unidos, lugares donde hay que fijarse, más que en China, porque tienen mayor poder adquisitivo", señala Gay de Liébana. La diferencia entre el Barça y la Real Sociedad (dos millones de ingresos por televisión), es de 24,9 puntos.

El Liverpool quiere más

El economista considera que la Liga podría ingresar mucho más dinero del que percibe por televisión (es la tercera en este aspecto, por detrás de la Premier y de la Serie A –918 millones—), y que Barça y Madrid podrían mantener sus ingresos, a la vez que aumentarían los de los 18 equipos restantes.

Lo cierto es que la Premier está negociando los nuevos contratos televisivos al alza. Por ejemplo, la competición se verá en Estados Unidos entre 2013 y 2016 a cambio de 190 millones de euros, 130 millones más que los que obtendrá en el periodo anterior. Asimismo, la EPL aumentará la difusión en los mercados emergentes como India y algunas zonas de África. Este beneficio quisieran aprovecharlo el Liverpool (72,4 millones en la 2010-11, el 7,1% del total) y algunos equipos más con un gran incremento en sus cuentas. Para ello deberían negociar su propio paquete de difusión, como hacen Barça y Madrid.

El Manchester United, conforme con el modelo actual

Cabe puntualizar que son necesarios los votos de 14 de los 20 equipos de la EPL para cambiar el modelo de reparto televisivo. La cuestión es que el United y el Liverpool serían de los pocos beneficiados, y a los diablos rojos ya les parece bien la distribución actual. El club de Old Trafford considera que, de esta manera, la EPL es más competitiva. Los clubes más pequeños también apoyan el régimen actual, ya que recibirían menos dinero si negociaran por su cuenta. La desigualdad se apoderaría de la Premier League como ocurre en España.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad