Paz Padilla Sálvame

Última hora de Paz Padilla (y “pinta mal”): Jorge Javier Vázquez consternado (y toda España)

stop

El problema que deja muy preocupados a los fans de la presentadora andaluza

27 de julio de 2019 (11:23 CET)

Ojo porque mucho se está hablando en las últimas horas de Paz Padilla. Y no precisamente por uno de sus divertidos momentos en Sálvame. No. La presentadora andaluza ha tenido que cancelar de nuevo uno de sus espectáculos teatrales.

La semana pasada ya tuvo que cancelar las sesiones de los pasados días 20 y 21 de julio en Valencia debido a un problema de salud. Un problema que, eso sí, explicó al cabo de pocos días en el plató de Telecinco.

Un cólico ‘nefrético’

Y lo hizo como sólo ella sabe, es decir con un tono humorístico muy ‘Padilla’: “Quiero disculparme porque este fin de semana tenía teatro y lo tuve que suspender". "He estado un poco malita, he tenido un cólico nefrítico, o nefrético como dice mi hija. Todavía me duele un poquito pero ya estoy bien”.

 

Pero no dejó ahí las bromas: “Lo siento muchísimo por todos aquellos que habían comprado entrada y que se han quedado sin ver a la Paz Padilla". "Prometo que volveré. Una está mayor ya, la menopausia”, apuntó.

E incluso dio algunos consejo para afrontar esta etapa: “Hay que tomar Omega 3 para que no se nos caiga el pelo, os lo digo yo que estoy en el proceso. Calcio para las articulaciones, soja para los sofocos y vitaminas"

La última hora de Paz Padilla

El caso es que parece que el tema es más serio de lo previsto ya que, como anuncia el medio El Diario Montañés, las actuaciones previstas para el 26,27 y 28 de julio han sido también canceladas por, tal y como cuentan desde la productora, la “enfermedad” de Paz.

Algo que ha dejado a Jorge Javier Vázquez, sus compañeros de Sálvame y a toda España consternada. “Pinta mal” apuntan algunos en las redes a la vez que muchos envían su apoyo a Padilla con mensajes como “Ánimo Paz, seguro que en unos días ya estarás recuperada”. Veremos. Una coa está clara, sea más o menos grave, seguro que Paz no pierde el sentido del humor.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad