La reina emérita doña Sofía | EFE

La reina Sofía se ve con él a escondidas. El último lío (y gordo) en la Casa Real

stop

La madre del Rey Felipe y los encuentros que ponen La Zarzuela patas arriba

10 de febrero de 2020 (13:10 CET)

No corren buenos tiempos para la Casa Real. Son ya varios los conflictos que están abiertos en La Zarzuela y, lo peor de todo, es que no es que sean precisamente secretos.

La tensión entre los diferentes miembros de la familia se hizo más que evidente en el entierro de la infanta doña Pilar, donde ni siquiera el Rey Felipe saludó a sus hermanas, la infanta Elena y la infanta Cristina.

Sin embargo, el lío que ha puesto palacio patas arriba en los últimos días nada tiene que ver con las hermanas del rey. Son su madre, la reina Sofía, y su mujer, la Reina Letizia, las protagonistas del lío.

El lío con la reina Sofía

Dos mujeres, Letizia y Sofía, que no es que se lleven particularmente bien. Hay quien dice que la relación con ellas es, directamente, nula. Una mala relación que incluso se ha hecho evidente en público.

Las polémicas imágenes del encontronazo de la Reina Letizia con su suegra en la Catedral de Palma siguen en el recuerdo de muchos y son la prueba evidente de que la relación es más que mala.

Una mala relación que ha provocado que Ortiz opte por que sus hijas no tengan precisamente mucha relación con su abuela paterna. A diferencia de lo que ocurre con Paloma Rocasolano, su abuela materna, Sofía tiene pocas ocasiones de pasar tiempo con sus hijas.

Y si es así es porque, de hecho, es el Rey Felipe el que, a escondidas de su mujer, permite que sus hijas tengan contacto con su abuela. Eso sí, visto como sus hijas apartaban la mano de su abuela del hombro en las polémicas imágenes, tampoco es que parezca que tengan un amor incondicional hacia ella.

La Reina Letizia y doña Sofía | EFE

Pero el hecho de que, en contra de la voluntad de Letizia, que tiene muy claro qué es lo que pueden y lo que no pueden hacer sus hijas, Felipe visite a su madre con ellas, ha provocado un lío, y gordo, en la Casa Real.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad