Juan Carlos I y Leonor | EFE

Durísimo: así ve la princesa Leonor a su abuelo en Zarzuela. Famosa cuenta lo que nadie se atreve

stop

La nieta de Don Juan Carlos I está muy preocupada por su estado de salud

28 de junio de 2020 (10:27 CET)

Felipe VI decidió retirar de sus funciones a Don Juan Carlos I ahora hace seis años. Fue su destierro, pero no por decisión propia ni por los achaques de su edad y sus problemas de salud, sino por todos los episodios donde se ha visto envuelto. Era la mejor decisión si quería reinar él algún día. El actual rey y la reina están haciendo todo lo posible para que la monarquía no caiga en saco roto y recuperar la confianza de la mayoría de españoles, sin embargo el emérito no se lo pone nada fácil. 

El rey emérito ya no es nadie. Poco le queda y se podría quedar sin nada. Podría perder el tratamiento de rey y los privilegios que ello conlleva. Se le acabó usar el avión privado o vivir en Zarzuela a cuerpo de rey, nunca mejor dicho. Don Juan Carlos I podría ser enterrado como un ciudadano cualquiera. 

El Rey Emérito, Juan Carlos I, que está investigado por el caso del AVE a la Meca y cuya presunta implicación lo ha dejado sin la pensión de la Casa Real / EFE"Se mueve por Zarzuela como alma en pena en silla de ruedas, aunque estos días está más acompañado, ya que se va reincorporando poco a poco todo el personal de la casa. No habla con su hijo, pero tampoco con esa mujer con la que se casó sin amor y a la que ha llegado a detestar profundamente", cuenta la cronista por excelencia de la Casa Real, Pilar Eyre. Don Juan Carlos I y Sofía formaban un matrimonio de conveniencia. 

Según Eyre, los íntimos amigos de Juan Carlos echan la culpa de todo a la reina. “La reina no ha sabido crear ni familia, ni hogar...”. Sofía hace vida con su hermana Irene, de quién el rey también estuvo enamorado hasta las trancas y se desconocía en aquel entonces con quién de las dos se iba a quedar. 

Sin duda la vida de Don Juan Carlos I tiene un terrible final. Después de años gloriosos ha acabado yéndose por la puerta de atrás y su imagen cada día está más enturbiada. A la princesa Leonor le da mucha pena ver a su abuelo así de triste y tan deteriorado. Gran parte de su estado de salud ha sido por los problemas de los últimos años. La hija de Felipe VI ve como sus abuelos no se quieren de verdad. Cada día que pasa se hace más mayor y entiende las cosas, ya no se le puede ocultar nada ni hacerla creer que vive en un mundo de felicidad donde todo es perfecto. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad