Sergio Ramos tiene el cara a cara más tenso con Zidane

El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, y la conversación subida de tono con el técnico francés Zinedine Zidane

Sergio Ramos
Sergio Ramos

Sergio Ramos, como bien saben los seguidores del Real Madrid, es, junto a Zinedine Zidane, el nombre más importante en Valdebebas desde hace ya un tiempo. El capitán y el entrenador se entienden a la perfección, tienen una relación muy cercana y no dudan en decirse las cosas a la cara cuando es necesario.

Y eso fue lo que hizo el de Camas ayer tras el pitido final en Valdebebas y tras la pobre victoria del Real ante un Valladolid que acechó en muchos momentos la portería de Thibaut Courtois. Fue el solitario gol de Vinicius el que salvó a un Zidane que ya había dejado a muchos con la boca abierta con el once inicial.

Zinedine Zidane
Zinedine Zidane

Un once en el que entraban por primera vez Marcelo, Odriozola e Isco y en el que el Madrid dibujaba un 4-4-2 con Jovic y Benzema arriba. Cambios inesperados y que, como era de esperar teniendo en cuenta que al equipo le falta mucho rodaje, no funcionaron.

Sergio Ramos y el cara a cara con Zidane

No fue hasta la segunda parte cuando Zidane decidió volver al clásico 4-3-3 donde el Real se sintió más cómodo. Finalmente los blancos se llevaron los tres puntos, pero no es ningún secreto que la tensión en el vestuario es evidente.

Entre otras cosas porque, como bien le hizo saber Ramos a Zidane en el cara a cara posterior al encuentro, lo que necesita ahora el equipo es estabilidad en el juego. Encontrar una fórmula, un sistema en el que todos se sientan cómodos y que, sobre todo, permita diputar los partidos de una forma más atractiva y eficiente.

Los cambios de sistema, la entrada de jugadores muy lejos de su mejor nivel, el hecho de que siga apostando por Jovic cuando parece haber quedado claro que no está para ser titular, que desaparezca del panorama Rodrygo… toda esta serie de cambios no hacen otra cosa que hacer más débil a un Madrid que ha arrancado con dudas y que, como bien sabe Sergio Ramos, no tiene mejor plantilla que la temporada pasada. El capitán ha alzado la voz. Veremos si Zidane, que no parece dispuesto a variar su rumbo, toma o no nota.

Publicidad