Las madrugadas de Dembélé fuera del Barça

El delantero francés del FC Barcelona Ousmane Dembélé vuelve a las andadas con sus fiestas hasta altas horas de la madrugada

Ousmane Dembélé
Ousmane Dembélé

Ousmane Dembéle volvió a vestirse de corto el pasado domingo en el choque entre el Barça y el Villarreal disputado en el Camp Nou. El delantero francés empezó su cuarta temporada disfrutando de minutos. Entró en la segunda parte y, aunque no encontró su sitio y no se le vio cómodo, poco a poco va cogiendo el ritmo para estar al 100% en pocos días. No obstante, hay cosas que no cambian. Y el jugador ha vuelto a montar el lío.

Esta es la cuarta temporada del delantero galo en la entidad de la ciudad condal. Una temporada en la que se espera mucho del ex del Borussia Dortmund. Para ser más concretos, todo lo que no ha dado en sus tres primeras campañas. Sin embargo, su última trastada da a sospechar que todo sigue igual en lo que respecta al galo.

El crack ha padecido numerosas lesiones desde que aterrizó en el Camp Nou. La enfermería ha sido uno de los lugares más visitados del atacante, muy por encima del césped.

Ousmane Dembélé
Ousmane Dembélé

Las madrugadas de Dembélé fuera del Barça

Unas dolencias que han tenido mucho que ver con su comportamiento fuera del club. Con sus sesiones maratonianas de PlayStation hasta altas horas de la madrugada con amigos, en las que la comida basura suele ser el menú habitual. En otras palabras, con las pocas horas de descanso y con la nefasta alimentación que sigue. No es un secreto que desde el club incluso le pusieron un cocinero, pero lo despidió a los pocos días.

Una actitud que se esperaba que dejara a un lado en esta nueva temporada, teniendo en cuenta que hay nuevo entrenador y que su mano es bastante más dura que la de Ernesto Valverde o Quique Setién. Pero nada más lejos de la realidad. Desde el club confirman que este comportamiento no ha cambiado en absoluto. Y una de las consecuencias se pudo ver este lunes.

Dembéle vuelve a llegar tarde

Dembélé, como el resto de la plantilla, está citado en la Ciutat Esportiva Joan Gamper una hora antes del inicio de las sesiones. Sin embargo, llegó 15 minutos tarde al entrenamiento. Y decimos volvió porque ya son unas cuantas veces las que Dembélé se ha retrasado durante su paso por el Barça por culpa de quedarse jugando a los videojuegos hasta las tantas.

Además, el francés llegó más pendiente del móvil que de la carretera, con el peligro que ello supone. Una actitud más propia de un irresponsable que el de un profesional del fútbol de élite.