Joan Laporta tapa la salvajada más bestia en el Barça. Koeman lo quiere echar, pero ha pasado esto

El presidente del Barça Joan Laporta y la decisión final de la que prefiere no hablar

Joan Laporta
Joan Laporta

En el Barça de Joan Laporta viven una situación totalmente inversa a la que se está viviendo en los despachos del eterno rival, el Real Madrid. Mientas Florentino Pérez está negociando el fichaje de Mbappé, que desde luego sería uno de los bombazos más bestias de la historia blanca, en el Camp Nou siguen trabajando para aliviar la plantilla de Ronald Koeman intentando sacarse de encima a ciertos jugadores.

Y todo ello con el amargo sabor aún de la derrota que supuso ver cómo Leo Messi, el mejor jugador de la historia del club, hacía las maletas rumbo precisamente a París debido a los problemas económicos del club catalán.

La realidad en el Barça es muy dura. Sin poder fichar a nadie, sin poder estar en la lucha por ninguno de los nombres clave en estos últimos días de mercado, Joan Laporta sabe que lo primordial es seguir ‘limpiando’ el vestuario azulgrana.

El drama del Barça de Laporta con Samuel Umtiti

Y uno de los mayores dramas que está tapando Laporta, que s ha encontrado con un Barça mucho mas débil de lo que imaginaba, es el caso Samuel Umtiti. Como informan en Mundo Deportivo, la decisión final del club con el francés es que se quede.

Ojo, no es que sea precisamente la voluntad de un Ronald Koeman que siempre ha dejado claro que no iba a contar con él y que lo mejor era buscarle una salida. Pero el problema es que no ha habido ninguna oferta de nadie en Europa que haya convencido ni al club ni al jugador.

Samuel Umtiti
Samuel Umtiti

Samuel, con contrato hasta 2023 y con una ficha que ahora es imposible que le paguen en cualquier otro equipo dado su nivel, no se piensa mover. Por mucho que Laporta le presionara apuntándole que si se quedaba iba a estar siempre en la grada, el jugador no se ha movido de su postura: tiene contrato, ha recuperado el tono físico y quiere volver a ser importante.

Teniendo en cuenta que Messi tuvo que salir por problemas económicos, que Umtiti, un jugador venido a menos, continúe en el club por falta de ofertas y que el Barça no pueda hacer otra cosa que ‘comérselo’, es algo que avergüenza evidentemente, a un Laporta que ya no sabe cómo tapar el lío.