El Real Madrid se mueve en la sombra para enfrentar a Messi y Neymar

La diabólica estrategia de Florentino Pérez traerá de cabeza a los dirigentes azulgrana en los próximos meses

Fotografía: El Real Madrid se mueve en la sombra para enfrentar a Messi y Neymar
Fotografía: El Real Madrid se mueve en la sombra para enfrentar a Messi y Neymar

Morir matando. Es la estrategia que ha adoptado el Florentino Pérez más cuestionado en su ya dilatada carrera al frente del Real Madrid. Derrotado (incluso humillado) por el Barça, el presidente madridista anda como loco buscando la pieza que derruya el castillo azulgrana. Su último plan, más allá de contactar con Pep Guardiola, consiste en colocar dinamita en el vestuario del Camp Nou. El empresario ha tocado a Neymar. Y, en consecuencia, a Messi.

Florentino es un presidente intervencionista que ha demostrado ser mejor empresario que entrenador. Al «Luis Suárez no es un gran jugador» añade el gran momento que atraviesa Neymar, ese futbolista al que fue incapaz de convencer en su momento. Pérez conoce de buenas fuentes, y por experiencia, que el punto fuerte del Barça es, al mismo tiempo, su flaqueza. La mejor manera de desestabilizar al grupo azulgrana es jugar con el ego de sus cracks.

Más dinero y apoyo para ganar el Balón de Oro

El presidente madridista ha diseñado un plan que considera infalible. Sabedor de las pretensiones de Neymar en las negociaciones con el Barça y de las dificultades económicas que atraviesa el club catalán, Florentino ha movilizado a sus emisarios para ofrecerle al jugador el salario que pide (unos 15 millones netos por año) para renovar. Al mismo tiempo, le promete algo que no tiene en el Camp Nou: ser el líder indiscutible del equipo, factor necesario para ganar el Balón de Oro.

Este movimiento de Pérez tiene doble solución: Neymar acaba en el Real Madrid (hecho muy difícil, por no decir imposible) u obliga al Barça a rascarse el bolsillo para mantener al jugador que debe alargar el liderazgo azulgrana en el mundo. Esta segunda opción acercaría muy, mucho al brasileño con Messi en la escala salarial. Neymar pedirá, más allá, del dinero, el reconocimiento del club y el apoyo para luchar de tú a tú con Leo por el Balón de Oro. La situación ha activado al clan Messi para evitar que nadie les haga sombra. La maquinaria de Florentino echa a rodar.