El castigo de Zidane a Bale sólo poner un pie en el Real Madrid

El técnico del Real Madrid Zinedine Zidane le deja muy claras las cosas al extremo de Cardiff Gareth Bale

Gareth Bale
Gareth Bale

Zinedine Zidane tiene varios problemas en su plantilla. Sin embargo, el más serio, el que más le preocupa, es el de Gareth Bale. Y es que el galés, un año más, se está convirtiendo en una pesadilla tanto para el técnico como para el presidente, Florentino Pérez.

Eso sí, Zidane tiene muy claras las cosas. No es un entrenador que se arrugue en este tipo de situaciones y, como ya hizo en el final de la temporada pasada, el francés no va a tener ningún problema a la hora de dejar a galés en la grada todo el año.

Ver esta publicación en Instagram

Good to be back 💪🏼

Una publicación compartida de Gareth Bale (@garethbale11) el

Sí, Zinedine, por mucho que sepa que Bale es el jugador mejor pagado de su plantilla, ya le ha avisado que su castigo por no querer facilitar su salida va a ser un año en blanco. Algo que, desde luego, no es que haga precisamente feliz a Florentino.

Gareth Bale y su año en la grada

Y es que el presidente lo último que quiere ver es cómo un jugador que cobra, ojo, más de 15 millones netos por año, está cada domingo en la grada. Si bien es cierto que el máximo responsable del club nunca ha presionado a Zidane para que Bale juegue, parece evidente que tendrán unas palabras si ZZ continua inflexible en este sentido.

Zinedine-Zidane
Zinedine-Zidane

Lo que parece evidente es que, por mucho que parezca que esta actitud de Zidane hacia Bale es un castigo, el de Cardiff no se lo toma precisamente así. Gareth tiene muy claro que en ningún sitio le van a pagar lo mismo que le pagan en el Real Madrid y que, con dos años por delante de contrato, él va a seguir a los suyo.

Entrena como los demás y nunca levanta la voz. Eso sí, en varias ocasiones no tiene problemas en dejar claro que el Madrid no es su primera prioridad. Zidane le ha dejado claro que no jugará. Bale lo acepta mientras su cuenta corriente no para de crecer. Y Florentino, cómo no, furioso en su despacho.

Publicidad