David Beckham pone 30 millones a Florentino Pérez por él. Última hora en el Real Madrid

El ex futbolista inglés quiere llevarse a un crack blanco al Inter de Miami

Fotografía: David Beckham pone 30 millones a Florentino Pérez por él. Última hora en el Real Madrid
Fotografía: David Beckham pone 30 millones a Florentino Pérez por él. Última hora en el Real Madrid

A Florentino Pérez se le han abierto los ojos, y de qué manera, cuando ha visto que no ha sido otro que David Beckham el que se ha puesto en contacto con el Real Madrid para hacerse con los servicios de uno de sus cracks.

Como bien saben los amantes de la MLS, el Inter de Miami arrancará esta temporada con el ex futbolista inglés como cabeza visible del proyecto. Una franquicia con la que Beckham pretende hacerse campeón en la liga de fútbol americana.

Es por eso que está haciendo todo lo posible para ir conformando una plantilla plagada de talento. Si bien es cierto que David sabe muy bien que los grandes jugadores siempre estarán en Europa, el ex del Real Madrid pretende llevarse a un crack de Florentino rumbo a Florida.

David Beckham quiere a Marcelo

Y su objetivo no es otro que Marcelo. También están en su agenda Gareth Bale o Luka Modric, pero ahora está echando el resto por el lateral brasileño. Entre otras cosas porque sabe muy bien que el carioca no lo está pasando bien en el Santiago Bernabéu.

De ahí que ya le haya hecho saber al máximo responsable del club blanco que está dispuesto a pagar hasta 30 millones (esa es la cantidad top) para fichar al carioca.

Marcelo | EFE

Una oferta de última hora que, teniendo en cuenta las ganas que tiene el presidente de ver partir al carioca, Pérez firmaría con los ojos cerrados. El problema es que, como bien saben en la cúpula blanca, Marcelo no está por la labor de cruzar el charco.

Marcelo tiene cartel en Europa

Entre otras cosas porque, pese a que es un jugador ya veterano que lo ha ganado todo, a sus 31 años (cumplirá 32 en mayo) considera que aún puede tener unos años por delante para jugar en equipos top de Europa.

Y no es que ande precisamente equivocado. Al margen de Beckham y su Inter de Miami, han sido varios los grandes de Europa que se han interesado en él. Por un lado el PSG. Tal y como apuntaba Diario Gol recientemente, en París tienen al lateral en su agenda. Con Neymar, Marquinhos y Thiago Silva como grandes defensores de su fichaje, Nasser Al-Khelaïfi estaría encantado de contar con el talentoso defensa en su plantilla.

Por otro lado, no es otro que su amigo Cristiano Ronaldo el que, desde el primer día que aterrizó en la Juventus de Turín, está intentando convencer al brasileño para que siga sus pasos y deje el Madrid de camino a la Vecchia Signora.

Por si con Francia e Inglaterra no tuviera suficiente, cuenta desde el entorno del segundo capitán del Madrid que en la Premier League tiene aún mucho cartel. Incluso no se descarta que, si Neymar acaba marchándose al Manchester United, Marcelo opte por seguir el mismo camino. Lo que parece evidente es que su época dorada en el Real ha llegado a su fina.

Marcelo, una víctima de Zidane

Y es que, como bien saben los seguidores del club blanco, los de Zidane han encontrado en la solidez defensiva una de sus mejores armas para esta buena racha de resultados y de juego que hace ya semanas que dura.

Una solidez defensiva en la que no está (ni se le espera) Marcelo. No ha sido otro que Mendy, el lateral francés que Zidane exigió a Florentino el verano pasado, el que ha aprovechado a la perfección todos y cada uno de los minutos que le han brindado la lesión del brasileño.

Si bien es cierto que Mendy está muy lejos de Marcelo en cuanto a su faceta ofensiva (pocos laterales pueden igualar al carioca en ese aspecto), en defensa en una roca. Tiene potencia, velocidad y, lo que más le gusta a su míster, disciplina táctica. Una cualidad que siempre ha sido el talón de Aquiles de Marcelo, más dado a correr hacia delante olvidándose de sus marcas.

Mendy

A día de hoy Mendy es el titular de Zidane para el lateral izquierdo y, viendo el buen rendimiento del galo, nada hace pensar que Marcelo no se vaya a pasar unos cuantos partidos viendo el juego desde el banquillo.

Una situación que ya empieza a ser incómoda para el defensa. Sabe que tiene edad y fútbol para una última gran aventura europea antes de dar el salto (si es que quiere) a una liga menor como es la MLS.

Estos meses que quedan hasta final de temporada serán definitivos para plantear su futuro. Un futuro que cada partido que parte como suplente se acerca más a una salida.