Coutinho desata una tormenta | EFE

Coutinho desata un rebelión en el Barça con un “me voy”

stop

El jugador brasileño provoca una crisis en el vestuario azulgrana

23 de octubre de 2017 (15:30 CET)

Ya está casi todo hecho. El fichaje de Philippe Coutinho por el FC Barcelona está más cerca que nunca. A falta de concretar los últimos detalles con el Liverpool, todo parece indicar que el brasileño será blaugrana más pronto que tarde.

Tanto es así que incluso Jürgen Klopp no desmiente una salida del Philippe en el mercado de invierno. “No sé qué va a pasa en enero” dijo el técnico en la última rueda de prensa. Una muestra más de que el club británico ya da al brasileño por perdido.

Pero la llegada de Coutinho al Barça provocaría un nuevo problema dentro del vestuario azulgrana: demasiados jugadores para la media. El internacional con Brasil, que seguro le saldrá muy caro al club, vendría con la condición de titilar indiscutible.

Por su parte, Ernesto Valverde está dando muchos minutos a un Andrés Iniesta que pasa por un estado de forma muy alto. Además, el manchego renovó recientemente su compromiso con el club. Es y se siente importante.

Todo esto lleva a pensar que el sacrificado no sería otro que Iván Rakitic. Con la más que probable llegada de Coutinho es el croata el que pasaría a ser suplente, algo que no quiere. Hasta ahora su rol era el de titular y no quiere dejar de serlo.

En verano

Pero no quiere precipitarse. Si finalmente el crack del Liverpool acaba llegando en enero, Rakitic esperará a ver cómo evoluciona la gestión de minutos por parte de Valverde para tomar una decisión.

Eso sí, si acaba relegado al banquillo en la mayoría de partidos, el centrocampista ya le ha dicho he hecho saber su postura al club: o soy importante o “me voy”.

Desde el club no se descarta

En los despachos del Camp Nou no verían como mala solución una posible venta de Rakitic si llega una buena oferta.

En el club consideran que el croata ya ha dado el máximo y que su venta, además de arreglar el problema de la masificación en el centro del campo, aportaría una inyección económica que sería recibida con los brazos abiertos.