Arda Turan pierde el respeto al FC Barcelona | EFE

Arda Turan se ríe del Barça a lo bestia (y te contamos por qué)

stop

El turco se mofa del club culé

23 de octubre de 2017 (12:38 CET)

Descartado. Arda Turan no cuenta para Ernesto Valverde. El Txingurri nunca escondió que el jugador no tenía sitio en su proyecto.

Ya cuando firmó con el FC Barcelona el pasado verano le dejó claro al turco que no entraba en sus planes y que se buscara equipo, y las cosas no han cambiado con el transcurso de la temporada.  El centrocampista solo entró en la convocatoria del partido ante el Real Betis, el primero de LaLiga.

Aferrado al Camp Nou

Pero ni a sabiendas de que iba a pasarse una campaña, como mínimo, viendo los partidos desde la grada pensó en abandonar el Camp Nou ni la ciudad condal.

Ofertas no le faltaron al ‘7’ culé. Desde la Liga china llegó una propuesta que alcanzaba los 20 millones de euros por temporada para el turco, pero la rechazó apelando a que sentía que no se adaptaría a la competición oriental.

Entonces apareció el Galatasaray, que pidió la cesión de Arda, pero el futbolista también terminó rechazando la oferta. Y eso que la competición oficial ya había empezado y había comprobado de primera mano que las amenazas de Valverde de que no contaría con él eran totalmente ciertas e irrevocables.

Pero la realidad es que al jugador no le interesa tanto tener minutos o llenar sus bolsillos como la buena vida que está llevando en la capital catalana sin pegar un palo al agua.

Barcelona tiene la culpa

No es un secreto que Turan frecuenta algunos de los locales más de moda en Barcelona, así como en ocasiones se le ha visto muy fuera de forma a causa de su pasión por la buena gastronomía mediterránea.

Pero Turan está tranquilo. Muy tranquilo. Tanto que no parece que el fichaje de Luis Enrique vaya a abandonar el club en el próximo mercado invernal. Le da igual lo que piensen en el club o entre la afición.  El problema, en todo caso, es del Barça y sus intenciones no pasan por otra opción que no sea cumplir su contrato hasta el 2020. Al menos, de momento, Valverde ha sabido apartar el problema del vestuario.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad