El Barça se inspira en San Mamés Barria para constuir el nuevo Camp Nou

Imagen de las obras de San Mamés Barria con la tribuna principal del viejo San Mamés al fondo / Archivo

La directiva apuesta por levantar su futuro estadio en las actuales instalaciones pese a las incomodidades que comportará

Por Lluís Regàs
31/03/2013 10:05

San Mamés Barria, el futuro campo del Athletic, es la gran referencia de la directiva del FC Barcelona, presidida por Sandro Rosell, para promover la construcción de un nuevo estadio, mucho más funcional y rentable que el actual Camp Nou.

El futuro campo del Barça se decidirá en un referendum cuando el club haya reducida su actual deuda, de unos 334 millones de euros netos, a 200. Entonces, los socios deberán elegir entre un nuevo estadio o una profunda renovación del Camp Nou. Entre una ambiciosa operación de 600 millones de euros u otra, más conservadora, cifrada en 300 millones.

Rosell, en círculos privados, defiende la construcción de un nuevo campo. Sostiene que el Barça podrá aumentar considerablemente sus ingresos con la construcción de lujosos y modernos palcos y zonas VIP. También con la creación de nuevos espacios de restauración y amplias salas de negocios que se ofrecerán a los principales patrocinadores del club y a las grandes empresas y multinacionales situadas en Barcelona y su área metropolitana. La directiva del Barça reconoce que ingresa menos de la mitad que su gran rival, el Real Madrid, por las localidades más exclusivas.

Primeros sondeos

La directiva del Barça ya analiza los primeros sondeos realizados entre los socios. El club quiere conocer sus preferencias y sus inquietudes si se opta por un nuevo recinto. En las encuestas se destaca la comodidad que comportaría un campo con todas las localidades cubiertas, pero a los dirigentes les preocupa las incomodidades que se podrían generar. Entre ellas, la posibilidad de que el equipo no juegue una o más temporadas en el Camp Nou. También se pregunta por la ubicación ideal.

Hace unos meses, la cúpula del Barça sondeó la posibilidad de levantar un nuevo estadio en unos terrenos de la zona universitaria de la Diagonal. Esta opción, sin embargo, no parece contar con un gran consenso y la directiva prefiere construir un futuro Camp Nou en las actuales instalaciones. El gran problema radica en la falta de espacio.

Un nuevo pabellón polideportivo

En las instalaciones del Barça no pueden convivir el Camp Nou y un nuevo estadio. La solución podría pasar por edificar el nuevo campo en perpendicular con el actual, que se derribaría cuando se hubieran construido tres de las cuatro gradas en un proceso similar al de San Mamés Barria, pegado al histórico campo del Athletic. El nuevo campo ocuparía el actual espacio del Palau Blaugrana y de la zona comercial situada entre el pabellón polideportivo y el actual estadio.

Este ambicioso proyecto comportaría una reordenación del 'Espai Barça'. El club construiría una nueva zona comercial y un nuevo pabellón multiusos, probablemente en los actuales terrenos del Mini Estadi, cuyo coste sería de unos 100 millones de euros, según fuentes de la entidad. Esta instalación, como el nuevo Camp Nou, podrían tener un nombre comercial para facilitar su financiación.