Sergio Ramos | EFE

Se despide de Sergio Ramos: “Me voy” (y en enero): bomba en el Real Madrid

stop

El crack dispuesto a dejar la capital en el mercado invernal

17 de octubre de 2019 (15:27 CET)

Isco Alarcón estuvo en el punto de mira casi toda la temporada pasada. El centrocampista andaluz fue un peso pesado mientras estuvo Julen Lopetegui. Pero llego Santiago Solari y el ex del Málaga cayó en el ostracismo. Ya desde el primer día el técnico argentino le puso la cruz.

Solari le dejó fuera en su primera convocatoria. Fue el partido de ida de los dieciseisavos de la Copa del Rey contra el Melilla. Un choque en el que el Florentino Pérez pidió al núcleo duro que viajaran todos con tal de dar imagen de unidad y compromiso.

Isco cava su tumba con Solari

Pero Isco se escaqueó. Y no solo eso. Mientras los blancos jugaban el choque en el norte de África, el jugador colgaba en las redes sociales una foto en la que aparecía junto a Sara Sálamo y su hijo disfrazados de esqueletos y dispuestos a celebrar el Halloween.

Resultado de imagen de Halloween isco diario gol

El media punta dijo posteriormente que la foto se la había tomado en otro momento. Pero no coló. Obviamente. Halloween se celebraba esa noche y no tenía ningún sentido que se hubiera tomado la foto en otro momento anterior.

Sea como sea, el jugador perdió automáticamente toda la confianza de Solari, que en los meses siguientes solo le dio la titularidad en tres ocasiones de los 40 partidos que dirigió al equipo, y lo hizo en contiendas menores. Como el de la sexta jornada de la Liga de Campeones en la que el Madrid ya tenía la clasificación asegurada. Un partido en el que, por cierto, terminó encarándose con la grada y llamando a los aficionados “hijos de p…”.

Zidane levanta el veto a Isco

Con Zidane, sin embargo, el panorama cambió. El francés sí le dio más protagonismo. Esto, sumado a que Sálamo estaba de nuevo embarazada, llevó al jugador a rechazar cualquier opción de salir de la capital. Isco quería quedarse en España al menos durante el primer año del bebé, donde tendría a sus familiares cerca.

Pero el curso no está yendo como Isco esperaba. El andaluz sufrió una lesión en el músculo flexor de la pierna y estuvo todo septiembre en el dique seco. Y la cosa pinta cada vez peor.

Zidane le ha puesto al final de su lista de opciones para ocupar el centro del campo. Y en la media punta izquierda, su posición natural, está Eden Hazard, intocable para el míster.

Isco quiere salir

Esto, sumado a los rumores de la posible llegada de Christian Eriksen en enero, tiene al jugador muy preocupado. Y es que es consciente de que sin minutos su participación en la Eurocopa se presenta muy complicada.

Tanto es así que ha trasladado a su entorno sus intenciones de mover ficha en el mercado invernal y poner rumbo a otro equipo donde sí vaya a tener minutos. “Me voy”. Los pesos pesados ya los saben.

Habrá que ver, sin embargo, que clubes le abren las puertas. Lo que está claro es que, a pesar de haberse negado a salir en verano, ahora vuelve a abrir las puertas a una posible salida. Una que en el club verían con muy buenos ojos, pues reportaría una interesante cantidad de dinero para afrontar las incorporaciones que barajan en la T4 del Santiago Bernabéu.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad