Cristiano Ronaldo| EFE

Cristiano Ronaldo o “Hay una rata en el Real Madrid” (y es muy gorda. Y está en el vestuario)

stop

La actitud del jugador no gusta en el entorno blanco

25 de noviembre de 2018 (11:20 CET)

Cristiano no era el problema. El portugués se marchó del Real Madrid este verano, debido a sus diferencias con el presidente del club, Florentino Pérez. Muchos acusaban al crack luso de ser un jugador egocéntrico e intentar acaparar todo el protagonismo del vestuario.

Sin embargo, el conjunto blanco le está echando mucho de menos en este inicio de temporada. Los números goleadores que promediaba y su influencia en el juego del equipo madridista no está siendo cubierto por ninguno de los actuales jugadores. Algunos de ellos llamados a ser las nuevas estrellas mundiales.

Cristiano se sale en la Juventus

El jugador de la Juventus sigue marcando goles y ya es “capocannoniere” de la liga italiana. Lo que es lo mismo, ya está en lo alto de la clasificación goleadora del Calcio. Coincide este buen inicio de campaña de Cristiano, uno más en su carrera deportiva, con la mala imagen y las carencias defensivas y ofensivas ofrecidas por los blancos en lo que llevamos de curso.

Sergio Ramos, en el punto de mira

Tras la última derrota en Eibar y las últimas actuaciones de Sergio Ramos, se empieza a dar razón a esa teoría de que el cinco veces Balón de Oro no era ningún problema en el vestuario. Que el que quería mandar era el de Camas. Y ya se escucha: “Hay una rata en el Real Madrid”, en alusión a un jugador que ha bajado su rendimiento, pero que quiere ser el que lidere todas las áreas deportivas del Madrid.

El defensor siempre ha demostrado ser un futbolista que no le gustan las órdenes ni los entrenadores de ‘mano dura’. Y lo dejó claro cuando se le preguntó por la posible llegada al banquillo merengue de Antonio Conte: “El respeto se gana, no se impone. La gestión del vestuario es más importante que el conocimiento del entrenador”. Sergio Ramos | EFE

Con España también es igual

En la Selección, auspiciado por su capitanía, siempre ha sido de los que ha alzado la voz para pedir más libertades y privilegios para él y sus compañeros. De ahí, que también se le señalara, tiempo atrás, como uno de los culpables de la falta de disciplina que ocurría en algunos aspectos del combinado nacional.

Los resultados no acompañan y Sergio Ramos está en el centro de la diana como uno de los grandes responsables. Su liderazgo mal gestionado, su pobre rendimiento y algunas declaraciones están evidenciando, en el entorno madridista, al sevillano. Y es que ahora, ya Cristiano no puede ser el problema.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad