Piqué tuvo una discusión muy fuerte (y muy fea) con un titular del Barça antes del partido contra la Real Sociedad

El central catalán Gerard Piqué y el lío en el vestuario del Barça en el debut liguero

Gerard Piqué
Gerard Piqué

Tras la salida de Leo Messi del Barça rumbo al PSG, la figura de Gerard Piqué en el vestuario del Barça ha crecido. Y de qué manera. Si ya con el argentino como líder en el campo Piqué era uno de los jugadores con más voz y principal interlocutor del vestuario y la junta directiva, ahora con Messi en París el central catalán ha ganando mucho peso.

Un Piqué que, como capitán y culé que es, ha optado por ayudar al club rebajándose la ficha tal y como Joan Laporta y los suyos le han pedido para así poder inscribir a los fichajes de este verano.

Un gesto que, como no podía ser de otra manera, el barcelonismo ha agradecido sobremanera. Y así quedó demostrado en el debut liguero, siendo Piqué uno de los jugadores más aplaudidos en la vuelta del público al Camp Nou.

La bronca de Piqué con Jordi Alba

Gerard es muy consciente de que la situación económica del Barça es muy delicada, de ahí que no haya dudado en no tan sólo bajarse él el sueldo, sino en apretar las tuercas al resto de capitanes (Jordi Alba, Sergio Busquets y Sergi Roberto) para que siguieran sus pasos.

De hecho, fue el propio central el que, al acabar el partido ante la Real, aseguró que el resto de capitanes seguirán sus pasos y también se rebajarán la ficha. Aseguró que él ha sido el primero por una cuestión de “timming”.

Sin embargo, cuentan desde dentro que así como Piqué ha puesto todas las facilidades del mundo, el resto no se han mostrado tan abiertos a negociar. En concreto un Alba que, eso sí, ha querido dejar claro todo lo contrario.

“Mis representantes y abogados han estado en conversaciones con el club. Las ganas de ayudar al club y el compromiso siempre ha sido desde el principio”, ha apuntado recientemente.

Parece ser que Piqué tuvo una tensa conversación con el resto de capitanes y ya les apuntó antes del debut que, una vez acabara el partido, dejaría claro ante los medios que Alba, Busquets y Roberto van a seguir sus pasos. Dicho y hecho.