Koeman tiene a un jugador del Barça castigado

El técnico holandés del FC Barcelona pone la cruz a este crack del conjunto culé y le manda un mensaje que lo envía directo a la puerta de salida

Ronald Koeman
Ronald Koeman

Ronald Koeman es un hombre de ideas fijas. Lo ha demostrado desde el primer día, cuando no dudó en mandar a la rampa de salida a Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Luis Suárez. Pero hay otros nombres a los que el holandés ha puesto la cruz. Y a uno de ellos lo tiene castigado.

Se trata de Ousmane Dembélé, un jugador sentenciado por el míster. Koeman no confía en el francés. Y se ha estado viendo desde el inicio de la temporada.

El francés participó en el primer partido contra el Villarreal, cuando el resultado ya era de 4-0. El técnico le dio los minutos de la basura. Pero ni ahí fue capaz de llamar la atención de Ronald. Y en los choques contra el Celta y el Villarreal ni siquiera calentó.

Ousmane Dembélé
Ousmane Dembélé

Koeman da un toque de atención a Dembélé

Además, mandó un primer aviso a Dembélé en la rueda de prensa posterior al choque contra los gallegos. El héroe de Wembley justificó la ausencia de Dembélé ante el Celta porque prefería a Pedri o Trincao, que ayudan más en defensa.

La situación no cambió antes del encuentro ante el Sevilla de este domingo, en el que Dembélé volvió a ver todo el partido desde la grada. Ni siquiera calentó, mientras veía como Konrad de la Fuente sí lo hacía, o como Sergiño Dest debutaba tan dolo unas horas después de llegar a Barcelona y ser inscrito en la Liga.

Koeman manda a Dembélé a la salida

Y tras el partido, Koeman mandó otro dardo al jugador galo. «¿Qué es seguro en el mundo del fútbol? Mañana es último día de mercado y pueden pasar muchas cosas, así que ya veremos», apuntó cuando le preguntaron por Dembélé. Un mensaje que le envía directamente a la puerta de salida. Porque Koeman quiere que pasen algunas de esas “cosas”.

Los motivos del técnico responden a dos motivos. Uno, por no querer irse. Está demasiado bien en la ciudad condal y no ve claro cambiar de aires, negándose a abandonar el club. El que no juegue tiene mucho que ver con ello. El místerlo tiene castigado por rebeldía.

Otro, por no mostrarse predispuesto al trabajo duro pese a haberse quedado. Las noches eternas jugando a la PlayStation siguen siendo una constante en el domicilio del ex del Brotussia Dortmund.

Y mientras tanto, Koeman anda rezando para que Josep Maria Bartomeu llegue a un acuerdo de última hora con el Manchester United y se lo quite de encima.

Publicidad