Joan Laporta no lo quería, pero Koeman impuso su llegada y ahora se dan cuenta que tiene un problema: no sabe defender

El presidente del Barça Joan Laporta y el fichaje que muchos ya lamentan en el Camp Nou

Joan Laporta
Joan Laporta

Joan Laporta sabe muy bien que el Barça no pasa por su mejor momento y que todo lo relacionado con las altas y bajas este verano ha venido condicionado por las graves situación económica que atraviesan en el Camp Nou.

Las salidas de Messi, Griezmann, Pjanic o Emerson, entre otras, son un ejemplo de ello. También las llegadas de Depay, Agüero o Eric García, jugadores que han llegado gratis al Barça. Todos los movimientos deportivos en este sentido llevan el sello de la necesidad económica.

Sin embargo, parece que uno de ellos no está dejando un buen sabor de boca a un Laporta que, ojo, ya avisó hace meses que no quería ficharlo. No es otro que Eric García.

Eric García y las dudas de Laporta

El central catalán ha llegado gratis este verano procedente del Manchester City de Pep Guardiola. Un Eric que creció futbolísticamente en La Masía y que, con el balón en los pies, es uno de los mejores. Filtra pases como pocos, rompe líneas de forma segura y actúa en muchos casos como un centrocampista más a la hora de sacar el balón.

Sin embargo, en los primeros partidos de este curso ha evidenciado que a defensa es su punto débil. Cuando tiene delante un delantero que físicamente es superior a él, como lo han sido Iñaki Williams con el Athletic de Bilbao o Isaak con Suecia, Eric ha sufrido, y mucho.

Es evidente que es aún muy joven y que Ronald Koeman, que ha sido uno de los responsables de su llegada, ve que tiene aún mucho margen de mejora. Pero en un Barça venido a menos en el que los fallos defensivos ya no son tan fáciles de tapar como hace un tiempo, García está en el punto de mira.

Laporta, de hecho, se negó en rotundo a que el club lo fichara el pasado mercado de invierno, cuando la entonces gestora preguntó a los candidatos si creían que el club debería hacer un esfuerzo e ir a por él. Joan argumentó su ‘no’ apuntando que el jugador llegaría gratis en verano, pero parece ser que su negativa no era tan sólo con una base económica como argumento.