Florentino Pérez pone sobre la mesa a Bale y 50 millones por el ‘plan b’ galáctico del Real Madrid

El presidente del Real Madrid Florentino Pérez prepara una operación con la salida de Gareth Bale

Florentino Pérez
Florentino Pérez

En el Real Madrid tienen un plan, y ese no es otro que ir a por uno de los dos jugadores que más están dando de qué hablar en los últimos tiempos: Kylian Mbappé y Erling Haaland.

Cada vez son más los que, tal y como apuntan desde el entorno del club blanco, ven como un mejor fichaje el del noruego. Entre otras cosas porque, por mucho que Mino Raiola exija grandes comisiones, el fichaje de Haaland parece más factible económicamente que el de Mbappé.

Eso sí, como no podía ser de otra manera, en el Madrid estudian otras posibilidades por si el ‘plan a’, que no es otro que ir a por Erling, falla. Un ‘plan b’ en el que Gareth Bale tiene mucho que decir.

El ‘plan b’ del Real Madrid

Entre otras cosas porque el galés debe de ser uno de los jugadores que, cuanto menos, rebaje el estrés de las arcas blancas. Bale acaba contrato en 2022, por lo que no es muy probable que el Madrid saque mucho por su venta. Eso sí, tan sólo con su salida el club perderá de vista una ficha galáctica.

En cualquier caso, la idea de Florentino es utilizar el dinero que llegue de la salida de Bale (traspaso, aunque sea poco, y sobre todo su ficha), para ir a por el ‘plan b’ por si falla Haaland.

Y ese no es otro que Harry Kane. El delantero inglés estuvo cerca hace dos temporadas del Santiago Bernabéu, pero el Tottenham se cerró en banda. Ahora Kane ya le ha dejado claro a los de Londres que su etapa en el conjunto británico ha acabado y quiere dar el salto a un grande de verdad.

En el Real tienen 50 millones de euros más el extra que puedan sacar por Bale (entre otros) para poder hacerse con un Harry que, desde luego, teniendo en cuenta su juego y sus capacidades, solucionaría buena parte de los problemas de gol de los blancos.

Eso sí, aún es muy pronto, y Florentino lo sabe, para definir los planes de futuro. Y más teniendo en cuenta que el propio futuro de Mbappé y Haaland sigue en el aire.