El Barça paraliza las renovaciones del primer equipo

Neymar y Messi tendrán que esperar si quieren ver alterada su relación contractual con el club

Fotografía: El Barça paraliza las renovaciones del primer equipo » Diario Gol
Fotografía: El Barça paraliza las renovaciones del primer equipo » Diario Gol

STOP. El FC Barcelona se ha puesto firme y ha dado órdenes de paralizar todas las renovaciones de futbolistas de la primera plantilla. Las prioridades económicas que afectan a la junta directiva –podría verse obligada a dimitir si repite un mal año económico– obligan a detener cualquier fuente de gasto que implique un aumento de la masa salarial, completamente disparada.

Esto no quiere decir que las negociaciones también estén paradas. Ni mucho menos. Es vox populi que hace meses que empezaron las conversaciones con el entorno de Neymar para mejorar su contrato, así como los contactos para mejorar a Adriano –si no sale del club en verano– y también los referentes al nuevo acuerdo con Leo Messi.

Controlados por el artículo 67

Lo que quiere decir esta decisión, que cuenta con el visto bueno tanto de la máxima responsable económica del club –la vicepresidenta Susana Monje– como del director general –Nacho Mestre–, es que en lo que resta de temporada no se firmarán nuevas mejoras salariales. Al menos, sustanciales. La premisa pasa por no exceder el 3% del coste actual y la prioridad es mantener inalterada la masa salarial para no contravenir los estatutos hasta que llegue el verano.

El artículo 67 de los estatutos del Barça indica que la junta directiva se verá obligada a dimitir en caso de que la deuda neta supere el Ebitda (resultado de explotación antes de impuestos) multiplicado por 2,75. Al cierre del ejercicio 2014-15, la deuda neta ascendía a 328 millones de euros, mientras que el Ebitda estaba en 105 millones. Por tanto, el límite de la deuda neta debía estar en 288,75 millones, cosa que no se respetó.

Renovaciones pendientes

De cara al cierre del ejercicio 2015-16, el Barça debe controlar su deuda neta para que no supere el resultado antes de impuestos multiplicado por 2,75. Y una buena manera de no aumentar la deuda, sino todo lo contrario, pasa por reducir antes el total de gastos. Si no suben los salarios, es más fácil controlar el gasto y que disminuya nuevamente la deuda. Conclusión: stop renovaciones.

Además de Messi y Neymar, que finalizan contrato en 2018, hay varios jugadores que acaban en 2017 cuyas fichas deberían ponerse sobre la mesa para ser estudiada su continuidad. Estos son el ya citado Adriano, Marc Bartra, Dani Alves, Munir, Sandro y Jordi Masip. Tanto Adriano como Alves y Bartra son tres de los jugadores que tienen papeletas para salir del club el próximo verano.  

Publicidad