El Barça juega fuerte con Neymar en Brasil

La última estrategia para ingresar un dinero extra pasa por Sao Paulo

Fotografía: El Barça juega fuerte con Neymar en Brasil
Fotografía: El Barça juega fuerte con Neymar en Brasil

Hace meses que lo desvelamos: el FC Barcelona planea abrir una nueva oficina en Sao Paulo. Igual que en Shanghai, para sumarlas a las que ya tienen en Hong Kong y Nueva York (a punto de ser inaugurada). Lo que no se había explicado es que la elección de la ciudad brasileña responde a una estrategia comercial claramente enfocada a explotar la imagen de Neymar, quien acaba de renovar contrato con Doyen Group.

Tras la apertura de la oficina en Hong Kong, hace dos años, el club ha demostrado que la fórmula es rentable. Apenas costó un millón de euros la operación y, solo el año pasado, la misma oficina ya generó unos ingresos para el club de seis millones de euros. Ello fue gracias a la captación de nuevos sponsors chinos que operan como partners regionales u oficiales del club. Como Oppo.

Esta fórmula es también aplicable a Brasil, donde la figura de Neymar será el principal reclamo comercial para las marcas. De hecho, el jugador ya cuenta con una amplia cartera de firmas –unas 80 empresas– que le patrocinan, facturando más de 37 millones de euros. Es por este motivo que el club aspira a dejar pequeños los registros obtenidos en Japón.

Rentabilizar el contrato de su padre

La idea pasa por vincular la imagen del Barça, unida a la de Neymar, a las empresas brasileñas. El delantero ya ayudó al club a conseguir el patrocinio de Tenys Pé, el desodorante de pies. Ahora, la entidad pretende conseguir más sponsors con el objetivo añadido de rentabilizar el contrato de marketing que cobra el padre de Neymar: 800.000 euros al año.

Si el astro brasileño prolonga sus registros goleadores (16 entre Liga y Champions), que no tienen por qué verse afectados por la leve lesión que le puede apartar de la semifinal del Mundial de Clubes, seguirá ganando caché internacional. Ello, sumado a su nominación al Balón de Oro y a un hipotético éxito con la selección brasileña dispararía su cotización y la caja registradora del Barça.