Ancelotti saca los colores a Florentino Pérez: no tiene nivel para el Real Madrid y no jugará mientras sea entrenador

El técnico italiano del Real Madrid Carlo Ancelotti sentencia a una apuesta de Florentino Pérez

Carlo Ancelotti
Carlo Ancelotti

Carlo Ancelotti sabía muy bien el día en el que aceptó la propuesta de Florentino Pérez para coger las riendas del Real Madrid que tendría muy poca voz en cuanto a los fichajes y las salidas en la casa blanca.

Ancelotti, que ya había entrenado al Madrid anteriormente, es muy consciente de que es el presidente quien toma todas y cada una de las decisión a nivel de planificación deportiva. Siempre ha sido así y siempre lo será.

Eso sí, por mucho que Ancelotti sepa que su opinión apenas tiene relevancia para el máximo responsable del club, ello no implica que el técnico no deje de expresarle en privado sus dudas y preocupaciones.

Ancelotti de carga a Vallejo

Y una de ellas tiene nombre y apellido: Jesús Vallejo. El Madrid, mejor dicho, Florentino, decidió este verano sacarse de encima a un Sergio Ramos al que ya no quería ver ni en pintura y vender a Raphael Varane dado que el galo, con tan sólo un año de contrato por delante, no quería renovar.

Así, el presidente dilapidó en apenas unas semanas el eje de la zaga que tantos triunfos y títulos había logrado con el Madrid. Si bien es cierto que hay quien defiende las dos salidas, es en los recambios de Ramos y Varane donde llegan las dudas de Ancelotti.

Obviamente no en el caso de David Alaba, que ya se ha ganado el respeto del vestuario y de la afición blanca en apenas tres partidos. El fichaje del austríaco sí que ha sido un acierto en todos los sentidos.

No opina lo mismo Ancelotti de la vuelta de Vallejo, un central que, en apenas tres partidos, ya ha visto que no va a tener precisamente mucho protagonismo. De hecho, el italiano ha preferido reubicar a algunos jugadores antes que apostar por Jesús.

Carlo ya le dejó claro a Florentino tras los primeros entrenos al mando del Madrid que Vallejo no tenía nivel y que no lo quería, pero el presidente, argumentando que el español no deja de ser el cuatro central y que su ficha es muy baja, no ha querido saber nada de las quejas del míster.