Leo Messi tapa una bronca en el Barça | EFE

Messi pide un fichaje estrella que liquida a un crack del Barça

stop

El argentino da un golpe en la mesa de los responsables culés

02 de noviembre de 2017 (11:14 CET)

Tercer partido de baja. Andrés Iniesta tampoco estará en el partido que este sábado enfrentará al FC Barcelona y al Sevilla, después de haberse perdido las visitas al Athletic Club y al Olympiacos. El manchego sigue sin recuperarse de la lesión que sufró en el recto anterior izquierdo el pasado 26 de octubre en un entrenamiento.

La situación del capitán preocupa en can Barça. El de Fuentealbilla había recuperado sus mejores sensaciones después de superar la difícil temporada pasada, en la que a las órdenes de Luis Enrique se pasó más tiempo en el banquillo que sobre el terreno de juego.

El asturiano le restaba protagonismo para tenerlo al 100% en los partidos importantes, pues entonces las lesiones también eran un problema latente en el de Albacete.

Pero Iniesta sabía bien cuál era su problema: “Necesito continuidad”, reclamaba el centrocampista, que aseguraba que para evitar la enfermería necesitaba entrar con más constancia en el equipo.

Nueva etapa

La llegada de Ernesto Valverde le dio la razón al jugador. El Txingurri le liberó de las tareas defensivas que tanto le mermaban en el sistema de Lucho, lo que le ha permitido brillar mucho más y evitar sus bajas continuas.

Pero los años no pasan en balde para nadie, y aunque se lesione mucho menos, la edad empieza a ser un problema para el internacional español.  Tanto es así que algunos pesos pesados del equipo opinan que ya es hora de empezar a buscar el relevo del de Albacete.

Uno de ellos es Leo Messi que, secundado por otros pesos pesados, apunta que los responsables deberían ponerse manos a la obra para asegurarse que la llegada del nuevo Iniesta no se demore más allá del verano del 2018.

Fichaje urgente

El argentino insistió en la llegada de Phillipe Coutinho, y aunque en primera instancia se conformara con el fichaje de Ousmane Dembélé, el paso de las semanas y el transcurso del equipo en el primer tramo de la temporada han provocado que Leo de un golpe en la mesa y que exigiera la contratación de un hombre de primera línea para el centro del campo.

Pendiente de su renovación –aunque los directivos aseguren que ya está firmada- , el albiceleste tiene claro que no prolongará su compromiso con el Barça si no le ponen un proyecto de garantías sobre la mesa para los próximos años.