Así será el nuevo equipo que liderará Leo Messi | EFE

Así será el Barça sin Neymar: Messi (ahora sí) mete miedo al Real Madrid (y a Florentino Pérez)

stop

Los culés ya saben cómo invertirán los 222 millones por el brasileño

02 de agosto de 2017 (12:41 CET)

No hay marcha atrás. Neymar Jr confirmó al vestuario del FC Barcelona que no seguirá en el conjunto catalán. El jugador acudió este miércoles a la Ciudad Deportiva Joan Gamper para comunicar a Ernesto Valverde y al equipo su decisión y para despedirse de los compañeros que han compartido grandes momentos con él en los cuatro años que ha estado en el Barça.

Pero a rey muerto, rey puesto, y la marcha del brasileño puede convertirse en una gran oportunidad para la entidad blaugrana.

Todo dependerá de cómo se inviertan los 222 millones que recibirá el club por el traspaso del delantero y el dinero que se ahorrará el club de la ficha del jugador. El montante debe servir al Barça para renovar su plantilla con futbolistas de primer nivel mundial.

Asimismo, los responsables culés tienen en sus manos construir un once de locura que haga remover los cimientos del mismísimo Santiago Bernabéu.

Manos a la obra

El primer refuerzo dependerá de si el Barça y el Paris Saint Germain acuerdan la inclusión de un jugador en la operación. El deseado de los azulgrana es Marco Verratti, al que tienen marcado en rojo en la agenda desde hace tiempo.

Si el italiano finalmente no entra en el transfer, la secretaría técnica pondrá toda la carne en el asador para cerrar el fichaje de Philippe Coutinho, del Liverpool, con el que las negociaciones ya estaban muy avanzadas.

El otro refuerzo sería para la defensa. En esta parcela, David Alaba ya ha mostrado su interés en salir del Bayern de Munich y encajaría perfectamente en el Camp Nou. Su fichaje podría no superar los 50 millones de euros. Marquinhos, del propio PSG, es la bala en la recámara.

El sustituto de Neymar

Finalmente, los blaugrana tendrán que cubrir la marcha de Neymar con un nombre de primera línea. Paulo Dybala es el elegido de Leo Messi. El argentino es muy del gusto del astro de Rosario, y junto a Luis Suárez formarían un nuevo tridente que provocaría pavor en las defensas de la Liga y de Europa.

Ernesto Valverde, en cambio, prefiere a Ousmane Dembélé. El delantero del Borussia Dortmund saldría más económico y su perfil se acerca más a la banda que el de Dybala. En otras palabras, Dembélé se parece más al de Neymar.

La otra opción sería olvidarse de reforzar las líneas y lanzarse a por el fichaje de Kylian Mbappé. Muchos, entre ellos Messi, rechazan esta opción al considerar que el delantero es un melón por abrir. No obstante, empieza a tener sus pretendientes en los despachos culés.