Isco Alarcon y Sergio Ramos | EFE

“Isco se ha peleado con Sergio Ramos”: lío (y gordo) en las últimas 24 horas en el Real Madrid

stop

El capitán y el centrocampista ponen patas arriba Valdebebas

22 de febrero de 2019 (10:03 CET)

Semana intensa en el Real Madrid. No es para menos. La derrota ante el Girona el pasado fin de semana en el Santiago Bernabéu ha hecho mucho daño. Los blancos parecían haber encontrado las buenas sensaciones y los catalanes lo echaron todo por tierra.

Florentino Pérez ha movido ficha y se ha reunido con Santiago Solari para marcar las líneas de ahora en adelante. Por su parte, Sergio Ramos ha intentado, sin éxito, reconducir una de las situaciones que más incomodan en Valdebebeas.

Y esa no es otra que la de Isco Alarcón. El capitán blanco, cuentan, se ha acercado en más de una ocasión al centrocampista para intentar enderezarlo, pero, visto lo visto, ahora ya ni eso.

Mariano, Lucas Vázquez, Sergio Ramos e Isco | EFE

El lío en las últimas 24 horas

Cuentan que en las últimas 24 horas ha habido incluso una pelea. “Isco se ha peleado con Sergio Ramos”, aseguran desde el entorno del club. Y es que Ramos, consciente de la calidad de Isco y de lo mucho que podría aportar al equipo si la situación fuera otra, ha intentado ayudar al andaluz.

Pero Alarcón no quiere saber nada. No quiere dejarse ayudar y el capitán se ha cansado ya de estar detrás de un jugador que está ya más que desconectado. Apuntan desde dentro que lo más probable es que Isco acabe haciendo las maletas.

Isco Alarcón | EFE

El centrocampista lo sabe, y tampoco está luchando para cambiar la situación. Siga o no Solari y, venga quien venga, lo que advierten desde el entorno del andaluz es que está con ganas de marcharse a la Premier League, donde muchos equipos ya le esperan.

Ramos lo ha intentado, pero ya se ha hartado. El capitán no está dispuesto a perder un minuto más viendo como Isco no pone de su parte. Han sido varios los casos donde jugadores que parecían enterrados han resucitado a base de buen trabajo y buena predisposición. No parece que vaya a ser el caso de Alarcón.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad