Un empate que sabe a gloria en el cuerpo técnico del Barça

Luis Enrique valora la reacción de los futbolistas tras el frustrante empate contra el Espanyol

Fotografía: Un empate que sabe a gloria en el cuerpo técnico del Barça
Fotografía: Un empate que sabe a gloria en el cuerpo técnico del Barça

Luis Enrique Martínez sabía que el partido contra el Espanyol era de alto riesgo. El entrenador del Barça, como avanzó Diario Gol, había recibido un soplo que alertaba de los problemas que su cuerpo técnico había detectado tras las vacaciones navideñas, más cortas que en los años anteriores. Y los malos presagios se cumplieron en Cornellà-El Prat, donde el equipo azulgrana no pudo derrotar a un rival muy inferior. El tropiezo, sin embargo, permite sacar conclusiones muy claras a los técnicos, que valoran positivamente la autocrítica que realizaron los futbolistas al acabar el derby.

Los futbolistas asumieron, en privado, que al equipo le falto carácter e intensidad. Su análisis coincide plenamente con el emitido por Luis Enrique, que públicamente calificó de «justo» el empate y elogió la competitividad del Espanyol.

Futbolistas tocados

Luis Enrique se marchó a casa relativamente tranquilo tras ver a sus futbolistas muy tocados. Dolidos. El técnico asturiano, según ha podido saber Diario Gol, ha confesado a sus personas de máxima confianza que un tropiezo ahora es mucho más positivo que dentro de uno o dos meses. Además, está convencido de que el equipo reaccionará bien.

El técnico del Barça es consciente de que el equipo ha tenido que hacer un gran esfuerzo en los últimos meses y que el Mundial de Clubes puede pasar factura. Para minimizar su impacto, Luis Enrique intensificará la preparación física de un grupo que contará, como mínimo, con los refuerzos de Aleix Vidal y Arda Turan. El entrenador, no obstante, espera algún fichaje más. Y si puede ser Nolito, mucho mejor.