Tres conversaciones clave en la comida de hermandad de la plantilla del Barça en Gavà

Los futbolistas y el cuerpo técnico comparten mesa y mantel en un conocido restaurante en primera línea de mar

Fotografía: Tres conversaciones clave en la comida de hermandad de la plantilla del Barça en Gavà
Fotografía: Tres conversaciones clave en la comida de hermandad de la plantilla del Barça en Gavà

El buen ambiente reina en el vestuario del Barça. La plantilla ha celebrado este lunes una comida de hermandad cerca del mar para hacer piña y afrontar con fuerza la parte más dura te la temporada. No hay margen de error. El grupo empieza a jugarse los títulos en tres semanas y conviene mantener la unidad. Nadie faltó a la cita en el restaurante Les Marines, en Gavà. Los primeros en llegar, antes de las 14:00 horas, fueron Ter Stegen y Mascherano; los últimos, pasadas las 15:00 horas, Neymar y Messi. En un ambiente relajado, frente al mar, los pupilos de Luis Enrique hablaron de muchas cosas sobre las que destacan tres asuntos en concreto.

El Mundial de Clubes es el objetivo prioritario de este Barça. Es el título que falta para completar la manita de trofeos en 2015 (solo se ha escapado la Supercopa de España). La plantilla parte en tres semanas para Japón para competir por esta copa. La victoria hace especial ilusión a la plantilla. Van a por ella, y se animaron a conseguir el objetivo durante el ágape del lunes.

A por el tercer triplete

A raíz del Mundial de Clubes salió como tema de conversación el triplete. El triplete ganado en 2015 y las ganas de repetir el éxito en 2016. Jugadores y cuerpo técnico saben de la dificultad de la empresa. Nadie lo ha conseguido antes y es complicado mantener el elevado nivel de forma durante dos temporadas consecutivas. Las lesiones sufridas por los jugadores hasta la fecha dan buena cuenta de ello. Pero este grupo está con ganas de seguir haciendo historia. El nivel de la MSN y la seriedad en todas las líneas, unidas a las incorporaciones de Vidal y Turan en enero, disparan el optimismo y la adrenalina de los chicos.

El tercer tema destacado de la comida fue el eterno rival. La plantilla pasó por encima de este asunto, pero las voces autorizadas recordaron que nunca hay que dar por muerto al Real Madrid. Es un equipo con muchas vidas y en fútbol todo cambia de una semana a otra. Los jugadores, no obstante, son conscientes, por los comentarios que reciben de sus amigos en el vestuario de Concha Espina, que la situación allí es tensa, y que la continuidad de Rafa Benítez resta opciones al mejor club del siglo XX. Siempre alerta.