Messi se come a Cristiano Ronaldo en las habladurías del Real Madrid

Ejecutivos y directivos del club que presidente Florentino Pérez comparan a las dos estrellas del fútbol español

Fotografía: Messi se come a Cristiano Ronaldo en las habladurías del Real Madrid
Fotografía: Messi se come a Cristiano Ronaldo en las habladurías del Real Madrid

El Real Madrid ya no presume de Cristiano Ronaldo. Ni tan siquiera lo hace ya Florentino Pérez, molesto con el bajo rendimiento del futbolista y preocupado por su elevado coste. El máximo dirigente ha puesto en venta al astro argentino y espera que su valor de mercado no caiga en picado. En privado, Florentino reconoce que Leo Messi es el mejor futbolista del mundo y que CR7 está a años luz del azulgrana. Del argentino, además, valora su discreción.

Florentino Pérez ya no cree en Cristiano Ronaldo. Hace un año, el presidente pactó con el futbolista que lo vendería al acabar la temporada 2014-15. El desenlace, sin embargo, frenó una operación que podía ser muy impopular. El máximo dirigente tenía una reacción hostil de la afición tras ganar el Barça el triplete (Liga, Copa y Champions) y asumió que no podía traspasar a su jugador más mediático. Al gran referente de las últimas seis temporadas.

El presidente de ACS, según personas próximas a él, ha reconocido en varias ocasiones que se equivocó al retener a Cristiano.

La sinceridad de Rafa Benítez

Rafa Benítez, el entrenador que inició la temporada, también detectó problemas con el delantero internacional. El técnico madrileño se negó a decir que Cristiano era el mejor futbolista al que había entrenado. Ese ataque de sinceridad molestó al futbolista y a la cúpula del Real Madrid, pero los problemas persisten medio año después.

Zidane, mucho más diplomático, se muestra más evasivo. El técnico francés prefiere tirar de hemeroteca y ensalza la aportación de CR7 en sus seis años y medio como jugador del Real Madrid. Pero tanto él, como los ejecutivos del club y los directivos asumen que Cristiano está muy lejos del nivel de Leo Messi y/o Neymar.

El delantero brasileño del Barça, curiosamente, es el gran objeto de deseo de Florentino para debilitar al eterno rival. El presidente quiere que Ney sea el nuevo Cristiano Ronaldo.