La bomba que destroza a Griezmann en el Barça

Los pesos pesados del vestuario azulgrana se cierran en banda

Fotografía: La bomba que destroza a Griezmann en el Barça
Fotografía: La bomba que destroza a Griezmann en el Barça

Ha estallado la bomba. El rumor se ha extendido desde el vestuario del FC Barcelona y corre como la pólvora: el fichaje de Antoine Griezmann se complica.

En el Barça, especialmente la cúpula, estaban encantados con la posibilidad de poder fichar al delantero francés por 100 millones de euros. Pero no será tan fácil.

La llegada de Griezmann podría suponer un tapón en la delantera del equipo. Una acumulación de futbolistas que terminaría con alguna cabeza cortada.

Y el mayor señalado pasaría a ser el mejor amigo de Leo Messi, Luis Suárez. Al ver que las informaciones sobre Griezmann desveladas desde agosto por Diario Gol cobraban fuerza, Messi ha pasado a la acción.

El astro argentino ha querido cortar el asunto de raíz. Y lo ha hecho mandando un mensaje de esos que no pasa desapercibidos. Cuando Messi quiere que en el club se enteren de algo sencillo, no tiene ni que descolgar el teléfono.

El astro argentino ya sabe delante de qué personas debe hablar según qué temas para que lleguen hasta la directiva. Las mismas personas ante las que siempre vigila no hablar de muchos otros temas. En esta ocasión, le interesaba que su voz llegase a instancias de Josep María Bartomeu y que fuese tenida en cuenta. El asunto de la renovación está en la recámara todavía. 

Coutinho es la prioridad

En este caso, no tuvo reparos en hacerlo. Quería dejar claro que no ve a Griezmann ni tampoco ese supuesto plan de afrancesar la plantilla. Nada de nada.

Por mucho que se diga que, incluso fichando a Philippe Coutinho, Griezmann tendría cabida en el Barça, los pesos pesados del vestuario piensan distinto. No lo quieren.

El fichaje de Coutinho, en cambio, lo ven mucho más necesario. Si Iniesta desfallece, no tiene un relevo natural en el equipo. Y si hace falta alguien letal por banda izquierda, la plantilla también anda un poco coja en ese sentido.

Coutinho cubre esas dos posiciones necesarias. Pero Griezmann, estando Messi y Dembelé –en la recta final de su recuperación– solo podría ocupar la plaza de Suárez.

El mensaje del vestuario es: “Si el Liverpool no permite salir a Coutinho hay que buscar alguien de su perfil”. Dele Alli, Thomas Lemar, Mikel Oyarzabal…