Florentino Pérez está «hasta las narices» de Cristiano Ronaldo

El presidente del Real Madrid confiesa a los directivos del club su malestar con la estrella del equipo

Fotografía: Florentino Pérez está "hasta las narices" de Cristiano Ronaldo
Fotografía: Florentino Pérez está "hasta las narices" de Cristiano Ronaldo

Florentino Pérez confesó, tras dimitir como presidente del Real Madrid en 2006, que había sido demasiado permisivo con los futbolistas. Que había malcriado a las estrellas. En 2009, el máximo dirigente pagó 94 millones al Manchester United por Cristiano Ronaldo y, actualmente, le paga un salario de 34 millones de euros brutos. Florentino, según ha comentado a las personas de su máxima confianza, está «hasta las narices» del delantero portugués, molesto por su bajo rendimiento en los partidos más importantes y por sus escapadas a Marruecos. Para un hombre de empresa como Florentino, CR7 ya no es un jugador rentable.

En el Real Madrid hay caso Cristiano. Florentino intenta silenciarlo, pero está muy molesto con el futbolista. El presidente ya ha comunicado a sus directivos que negocia la venta del astro portugués y ha confesado su disgusto con muchos capítulos protagonizados por su jugador más carismático.

Viajes a Marruecos

Florentino Pérez considera que Cristiano Ronaldo no está comprometido con el actual proyecto. Al presidente del Real Madrid le molestan los continuos viajes de CR7 a Marruecos y cree que el futbolista ya ha alcanzado su máximo nivel. El 5 de febrero cumplirá 31 años y ya no es el delantero que resolvía todas las situaciones complicadas del equipo en el campo. Ha perdido velocidad y precisión, y el máximo dirigente quiere recuperar gran parte de la inversión que hizo hace seis años y medio. El problema es que su cotización va a la baja y tanto PSG como Manchester United no están dispuestos a pagar los 100 millones que pide. Ni tan siquiera 80.

Las últimas exigencias de Jorge Mendes también han puesto nervioso a Florentino Pérez, según cuentan en el Bernabéu. El representante exige 40 millones para renovar su contrato hasta 2020 o, en caso contrario, pide que sea vendido en verano. El presidente de ACS asume la segunda opción, pero sigue sin recibir una oferta convincente. El dinero que ingrese por CR7 se destinará a otras incorporaciones: Lewandowski, Pogba, etcétera.