El cara a cara Neymar padre-Florentino Pérez

La reunión mantenida en Madrid abre una rendija a un nuevo 'caso Figo'

Fotografía: El cara a cara Neymar padre-Florentino Pérez » Diario Gol
Fotografía: El cara a cara Neymar padre-Florentino Pérez » Diario Gol

Cara a cara. Pero sin luces ni taquígrafos. Sino en la más estricta intimidad. Por no decir clandestinidad. Y en Madrid. Bajo estas condiciones se produjo el primer encuentro entre el padre de Neymar y el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Si bien Neymar niega que se haya desplazado a la capital española a cenar, nada dice sobre su padre. Algunas fuentes indicaban que se había ido a Brasil, pero al parecer se desplazó a Madrid.

Se tocaron todos los temas posibles. Lejos quedaba el resquemor de tratos que se extraviaron en el pasado. El primer defraudado fue Neymar, cuando fue a probar para fichar por el Madrid con tan solo 13 años. No lo seleccionaron y volvió a Brasil. En 2013, en cambio, fue Florentino el derrotado. Intentó ficharlo por todos los medios pero el astro brasileño escogió recalar en el Barça.

¿A la tercera irá la vencida? Quién lo sabe. Sin embargo, lo que es cierto, como ya ha dicho GOL en varias ocasiones, es que el padre de Neymar es un hombre de negocios, y como tal, siempre está dispuesto a escuchar y valorar todas las opciones. Sabe que Neymar es feliz en Barcelona, donde está haciendo historia. Pero también piensa en la cartera y Florentino, que se desprenderá de Cristiano este verano, tendrá mucho más efectivo en caja para poder inflar el salario del brasileño.

El salario de Cristiano

Es por ello que el presidente blanco transmitió a Neymar padre que hará todo lo posible por fichar a su hijo. Ha provisionado los 190 millones de euros de la cláusula y podría garantizar, aunque parezca imposible, un salario de 35 millones de euros brutos por temporada. Es decir, lo que cobra Cristiano. Neymar sería el buque insignia blanco y no tendría que estar a la sombra de Leo Messi. Pero es el hijo quien decide. Si cambia el azulgrana por el blanco, se convertirá en el nuevo Figo. Y lo sabe. 

Publicidad