Desmontando la salida de Neymar del Barça

La operación que alejaría al astro brasileño del Camp Nou es inviable hasta para Florentino

Fotografía: Desmontando la salida de Neymar del Barça
Fotografía: Desmontando la salida de Neymar del Barça

Son muchos los que sitúan a Neymar Júnior fuera del FC Barcelona en un medio plazo. Hay quienes, aprovechando la sanción de la FIFA al Real Madrid, ya hablan de la posibilidad de que Florentino Pérez lo fiche este mismo verano para construir sobre él el nuevo Madrid galáctico. La realidad es que la operación Neymar es prácticamente inviable para cualquier club.

Es cierto que Neymar le pasará la lista de la compra al Barça. Su carta al Rey Mago Bartomeu con los deseos que quiere para ser feliz. Y el club tendrá que arremangarse para conseguirlos. Pero que pida, no implica que piense en salir. Sabe que el Camp Nou es el mejor sitio para ganar, crecer como jugador y estampar su nombre en la historia. Sus polémicas declaraciones en el aeropuerto tras las Navidades responden a la actuación típica del inicio de unas negociaciones.

Mientras Neymar y el Barça se entienden, y el problema con Hacienda hace ruido de fondo, hay quien se empeña en encaminar al brasileño a la puerta de salida. Es el deseo frustrado de Florentino, que este verano también se dio de bruces al fracasar en el fichaje de David de Gea. El presidente blanco necesita un golpe de efecto y desde la capital solo piensan en Neymar. Lewandowski es la alternativa. Los Pogba, Griezmann y Hazard que maneja Zidane no seducen al madridista.

340 millones de euros

Sin embargo, más allá de la voluntad de Neymar, que al fin y al cabo viene de lejos y podría perderse en argumentos económicos, hay otro motivo que complica su fichaje: el dinero. Es demasiado caro. La operación Neymar, al que se atreva con ella, le saldría por no menos de 340 millones de euros. Eso, como mínimo. Si Florentino tiene que construir este verano un equipo entero para los dos próximos años, lo tendría complicado si el primero ya le sale tan caro.

La cláusula de rescisión del contrato entre Neymar y el FC Barcelona es de 190 millones de euros. Este es el dinero que ingresaría el club azulgrana. Pero a ello habría que sumar el salario del futbolista prorrateado en un contrato de cinco años, como mínimo, quizás seis. Sus pretensiones pasan por cobrar entre 25 y 30 millones de euros en el Barça. No se irá por menos de 30 millones brutos que, por cinco años, son otros 150 millones. En total, 340 millones. O más.